Make your own free website on Tripod.com

Principal
Arriba
 

                

 

 

webmaster:
ofelia_trillo@hotmail.com



TONINA

volver a misterios incas

    El nombre de Toninà significa en Tzeltal "La Casa de Piedra", o el lugar donde se levantan esculturas en piedra en  honor del tiempo. Areas de Habitaciones y Cultivo  Altar del Mounstruo de la Tierra    
    La Quinta Plataforma Mural de las 4 Eras o Soles Dios Tzost Choj "Murcielago Tigre"    
 

El sitio arqueológico de Toninà fue construido a base de roca caliza aprovechando una serie de eminencias naturales sobre las cuales se adaptaron plataforma, basamentos, terrazas, escaleras, palacios, altares y templos que dieron como resultado un complejo arquitectónico, producto de la sobre posición de diversos  elementos y de la naturalidad cosmología de sus moradores. La característica principal de Toninà son sus magnificas esculturas, realizadas en un estilo realista y en 3 dimensiones. Toninà es el mayor espacio vertical en México, en él se apiñan 10 templos y 4 palacios formando un laberinto  monumental de escalinatas que multiplican y restringen la circulación. Su estructura es la mas acabada expresión del poder Político y militas, la última en las secuencias de la cuenca larga, en las tierras del antiguo Imperio Maya. El espacio sagrado es una enorme piedra artificial construida sobre una pequeña cordillera natural de arcilla en el norte del valle de Ocosingo, ésta fue forrada con siete enormes plataformas de piedra sobre la que se construyeron templos y palacios formando un laberinto monumental de mas de 70 Metros de altura. Alrededor de la gran acrópolis se distribuyen las áreas de habitación y de cultivo. Toninà representa una tradición escultórica de rasgos mayas, sin embargo tiene una peculiaridad propia, cuenta con magníficos alto-relieves en piedra y estruco.

  CONSTRUCCIONES IMPORTANTES.

  1. El Juego de Pelota.

  2. El Altar de los Sacrificios.

  3. El Segundo Juego de Pelota.

  4. El Palacio de las Grecas.

  5. La Quinta Plataforma

  6. El Templo del Dios del Agua. (Chaac.)

  7. El Mural de las 4 Eras o Soles.

  8. El Templo del Monstruo de la Tierra

  9. El Templo de los Prisioneros

  10. El Templo del Espejo Humeante.

HISTORIA

Una de las características de la Cultura Maya que se desarrollo en el sureste de la republica mexicana y parte de Centroamérica fue la gran capacidad que tuvo para adaptarse a los diferentes ambientes que se encuentran dentro de esta amplia región en ellos se combinan topografía, agua, fauna, flora así como diversas fuentes de materias primas. Este amplio mosaico fue ocupado por el pueblo maya de manera más significativa durante el periodo clásico (250 a 900 D.C). Durante el clásico tardío (600 a 900 D.C) la gran mayoría de los sitios de las llamadas tierras bajas llegaron a su apogeo de su desarrollo, lo cual se manifestó no solo en la expan sión de las ciudades-estado sobre amplios territorios, si no que además la cultura material adquirió un grado de sofisticación, pocas veces alcanzada por las sociedades prehispánicas de América. Producto de la larga evolución que se inicia en el milenio anterior, la cultura maya nos presenta durante el clásico tardío como características comunes; su arquitectura, un precioso calendario basado en el sitema vigesimal, escritura jeroglífica, cerámica policroma sobre todo un ideal estetico. El sitio fue reportado por primera vez en el siglo XVIII, debido a la sorpresa que causaron sus altares y esculturas. En la década de los setentas iniciaron los trabajos de exploración del sitio acargo de Pierre Becquelin y Claude F. Baudez, quienes generaron un amplio conocimiento del lugar y su entorno, así como de las interrelaciones con otros sitios a través de la interpretación de las inscripciones.Toninà comenzó su desarrollo, seguramente como parte de la evolución natural sé las aldeas agrícolas asentadas en el valle de Ocosingo, al inicio de la era cristiana. Se consolido como ciudad de importancia hacia el principio del Clásico Tardío (600 D.C) . Toninà al igual que otros sitios de esta época, vería su fin hacia el año 900 D.CA partir del año de 1981, el INAH retoma los trabajos y encomienda al arqueólogo Juan Yadeum hacerse cargo de ellos. Esta ha sido una década de avances importantes, no solo a nivel de conocimientos, sino fundamentalmente en la conservación del sitio.