Make your own free website on Tripod.com

Principal
Arriba
biografías
inventos

                

 

 


webmaster:
ofelia_trillo@hotmail.com

VALLE DE LA LUNA

 

 

VALLE DE LA LUNA

Dinosaurios sobre un extraño escenario de piedras, formado hace 300 millones de años.

VALLE DE LA LUNA

mapaluna

por: LILIANA CARUSO

San Juan. Enviada especial

La tierra se abre para mostrar el pasado, los misterios del tiempo y los caprichos de la naturaleza en el Parque Nacional Ischigualasto de San Juan, más conocido por los visitantes como Valle de la Luna.
El escenario es un libro abierto a la vida de hace 300 millones de años. Una tierra capaz de seducir por igual a científicos y a curiosos admiradores de la historia del planeta.
El valle conforma una unidad geológica con el Parque Nacional Talampaya (en La Rioja) y conserva sedimentos que datan del período triásico, el más interesante para estudiar el origen del mundo actual. En este sitio, los paleontólogos- encontraron restos fósiles del dinosaurio más antiguo conocido hasta el momento. Su riqueza científica y cultural, sumada a sus grandes secretos (muchos aún por develar), le valieron la declaración de Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO, el 29 de noviembre de 2000.
Basta con poner un pie en lo que alguna vez fue el suelo de los dinosaurios para entrar en una especie de túnel del tiempo. Hoy, el paisaje es agreste y árido pero muestra que alguna vez fue una región húmeda poblada por reptiles gigantes y coníferas. Este valle hundido hace millones de años fue un ininenso vergel de pastoreo sujeto a grandes tormentas, donde miles de animales quedaron atrapados.
A medida que uno se adentra en el Parque, parecen venirse encima formaciones antojadizas de rocas que delatan las huellas de un tiempo lejano.
El viento y el agua esculpieron extrañas figuras pardas, grises y rojizas, que científicos y turistas identifican como la Cancha de Bochas (una hilera desordenada de piedras redondas), el Submarino, el Valle Pintado, la Gallina, el Hongo, el Gusano, el Kiosco, la Esfinge y cientos de otras formas que atrapan y sorprenden al visitante.
Los caprichos naturales dejaron maravillosas figuras de rojo furioso, que contrastan con los grises, verdes y ocres del entorno y varían entre el amanecer y el ocaso. Los 30 segundos de la tarde, cuando inmensos paredones erosionados por la lluvia y el viento se pintan de tonos fluorescentes, son el último premio que entrega el Valle. 

MINIGUIA

Cómo llegar. Desde Bs As, en avión  (1 hora 30'), desde $ 265 ida y vuelta. Bus (14 hs), $ 40 ida y $ 70 ida y vta. De ahí, miero a Valle Fértil, $ 12. Desde Bs As son 1.125 km por rutas 7 y 8 y, desde la capital sanjuanina, rutas 20, 141 y 510.
Dónde alojarse. Habitación doble c/desayuno en hosterías 3 estr.  l, $ 60 en temporada alta. Cabaña para 4, desde $ 80. Campings y pensiones, desde $ 10 por día. Tres días c/hostería, excursión a Ischigualasto, Talampaya, Difunta Correa, Casa natal de Sarmiento y bodegas, $ 250 b/doble s/aéreo (teL 0264-4200101/2).
Dónde comer. En Hostería Valle Fértil: entrada, plato y postre, $ 11 c/u sin bebidas.
Dónde informarse. En Bs As, Casa de San Juan: Sarmiento 1251, te¡. 4382-924V5580/9465. En San Juan, Dirección de Turismo, tel. (0264) 421-0004/422-2431. Internet: www.ischigualasto.com.


UBICACION

El Valle de la Luna está ubicado al noreste de la provincia de San Juan, a 80 kilómetros de San Agustín de¡ Valle Fértil y a 250 km de la capital provincial Ocupa 63 mil hectáreas, aunque el área que despierta el interés turístico es de unas 15 mil hectáreas.
Un sitio reconocido internacionalmente por su gran valor científico- natural: allí se encontraron restos de los dinosaurios más primitivos: eoraptor y herrerasaurus.

EL MIRADOR

WILLIAM SILL

Paleontólogo, Univ. San Juan

Hace 30 años llegué desde EE UU y cada vez que recorro Ischigualasto me parece la primera. Siem pre es una nueva experiencia, en un lugar mágico donde se puede caminar a través de 230 mil ones de años y experimentar algunos de los sentimientos más profundos y primitivos M ser humano. Aquí se ve el inicio del mundo y se puede estudiar la transición faunística más importante de la historia del planeta. Para la ciencia, es un tesoro, uno de los yacimientos más ricos del mundo.