Make your own free website on Tripod.com

Principal
Arriba
 

                

 

 

webmaster:
ofelia_trillo@hotmail.com



NAUFRAGIO DEL TITANIC

 

 

Excepto uno: el Titanic. Sacó un boleto de segunda clase y, una vez a bordo, le escribió una carta a Josefina Cowan, su novia porteU: " Figúrese, losey, que me embarco en el vapor más grande del mundo pero no me encuentro nada orgulloso, pues en estos momentos decearía (sic) que el Titanic estuviera sumera gido en el fondo del océano. No pue de imaginarse cuánto siento el irme - sin verla". La historia, revelada por a Clarín en 1998, es ahora enriquecida con nuevos datos investigados por Enrique Dick, sobrino nieto de Eduardo y autor de un próximo libro en el que va a contar detalles de la saga Familiar. "Apesar delo que dice l a carta  yo aseguro que la relación con Josey no era tan seria. Edgardo tenía 17 años y recién estaba abriendolos ojos a un mundo que no quería perderse"anticipa el investigador. Excitado por la odisca, aburrido por el viaje, el argentino despachó otras dos postales desde Queenstown: una a su herma no Wilfred y otra a un amigo italiano, Pero la noticia de su muerte llego antes quelos sobres. La fiebre por el Titanic volvio a aumentar desde 1985, cuando el doctor Robert Ballard descubrió los restos del naufrgio sepultados a 4.000 metros de la superficie, Desde entonces, la empresa    RM S Titanic organizó 5 expediciones submarinas que recuperaron i inos 5.000 objetos. Pero después de una compleja restauración solo algunos pocos de ellos pueden exhibirse 'En Buenos Aires se verán unos 250 objetos originales, quevalen iinos lOOrníllones de dolares .El mas impresionante es la gran puerta  de ingreso a la primera clase, que está entera, También hay elementos que integraban  el inventario de la nave y muhos enseres personales de los explica Andrés Num productor ejecutivo de la muestra. Con una superficie de 3.500 metros cuadrados y organizada como un recorrido sembrado de sorpresas que solo podrá ser transitado por grupo de 2,000 "pasajeros",
la exhi bicion esta compuesta de 20 sets es diseñados "para que el visitante sienta que está en elTitanic", se relame el empresario. "Modificamos el criterio de las muestras que se hícieron en Europa y Estados Unidos; esta está hecha por y para latinoamericanos: es absolutamente interactiva, basada en las historias y las pertenencias de los pasajeros". La visita co mienza con una visión del Buenos Aires de 1900, con sets dedicados al teatro Colón, el Café Tortom, el prí mer auto que rodó en el país y la corbeta Uruguay (accidentda en el Atlántico Sur). Después se transita por la réplica de los astilleros de Belfast en los que se construyó el trasatlántico -se ven herramientas originales y maquetas- y, tras el paso por un túnel con efectos de luz y sonido, los visitantes se encuentran sumergidos en el fondo del mar. En el Titanic. Allí los reciben las voces de sus tripulantes y las historias de sus pasajeros, especialmente los latinos -había argentinos, uruguayos, peruanos, mexicanos ybrasíleños-, y comienza el recoi rido por el barco: reproducciones en tamaño real de camarotes de primera y tercera clase, la bodega, el lujoso Veranda Café, la terraza. A cada paso se podrán sentir corrientes de aire frío en la cubierta, calor en las calderas y olores característicos en las bodegas. ~Podrán revivirse las ilusiones, orgullos y temores de los pobres viajeros?
  la exhi bicion esta compuesta de 20 sets es diseñados "para que el visitante sienta que está en elTitanic", se relame el empresario. "Modificamos el criterio de las muestras que se hícieron en Europa y Estados Unidos; esta está hecha por y para latinoamericanos: es absolutamente interactiva, basada en las historias y las pertenencias de los pasajeros". La visita co mienza con una visión del Buenos Aires de 1900, con sets dedicados al teatro Colón, el Café Tortom, el prí mer auto que rodó en el país y la corbeta Uruguay (accidentda en el Atlántico Sur). Después se transita por la réplica de los astilleros de Belfast en los que se construyó el trasatlántico -se ven herramientas originales y maquetas- y, tras el paso por un túnel con efectos de luz y sonido, los visitantes se encuentran sumergidos en el fondo del mar. En el Titanic. Allí los reciben las voces de sus tripulantes y las historias de sus pasajeros, especialmente los latinos -había argentinos, uruguayos, peruanos, mexicanos ybrasíleños-, y comienza el recoi rido por el barco: reproducciones en tamaño real de camarotes de primera y tercera clase, la bodega, el lujoso Veranda Café, la terraza. A cada paso se podrán sentir corrientes de aire frío en la cubierta, calor en las calderas y olores característicos en las bodegas. ~Podrán revivirse las ilusiones, orgullos y temores de los pobres viajeros?El destino había puesto en manos del joven yuppie uruguayo Francisco Carrau un mazo de cartas marcadas. Alos 28 años había sido designado director de la pujante distribuidora de alimentos Carrau & Cía, fundada en 1842, a pesar de ser el menor de 8 hermanos.,simpatico y habilidoso para los negocios, a ellos dedicaba sus días y sus noches. Soltero, sin novia, sin apuro, partió en 1912 hacia Europa para tramitar ciertos créditos. Cumplida la misión, adelantó su viaje a Estados Unidos aprovechando el estreno delTitanic. Compró dos pasajes en primera clase: con él viajaba José Pedro, un primo seguxtdo de 16 años a quien sus padres habían intentado retener consigo. "Déjerne llevarlo niño, se lo voy a devolver hombre", prometió Francisco a su tío. " Nunca más se supo de ninguno de los dos", recuerda hoy y por primera vez desde Punta del Este Ernesto Carrau, sobrino nieto de Franciscoyheredero de susillónenlaempresa familiar. " Primero llegó la noticia del naufragio", repasa, "El cónsul uruguyo en Nueva York sólo enviaba datos contradictorios". Que un pasajero supuestamente cubano los había visto caminando rtor la cubierta despues  del choque con el iceberg   que francisco ,un habano encendido en la mano derecha, rechazo su consejo de buscar una plaza en los botes salvavidas." esos flojos solo pescaran un buen resfrio", que por el contrario un ingles habia visto a los jovenes latinos muy asustados en la confusion. Unas semanas despues  del naufragio llego una carta suya  a su hermano Pedro.Y
otros cuantos días más tarde enviaron desde Londres el reloj de Francisco, remitido póstumamente por la casa en la que lo había dejado antes de partir para que lo repararan. Como nadie lo retiraba, lo mandaron por correo. Y todavía circula entre los míos" dice Ernesto, ex presidente de la Cámara Nacional de Comercio; dueño de un aristocrático escritorio de roble coronado con una PC. "Mantenemos el estilo pero no dejamos de renovamos", dice también. Porque la tormenta está cerca. Y ahora él es el capitán.
La tibieza melancólica del visitante, parado frente a los testimonios de la tragedia. envuelto  en sus prolegomemenos. Los visitantes, divididos en grupos, asistirán a una simulación  del choque con el iceberg. El efecto del golpe se logra con plataformas hidráulicas, luz y sonido. menos, se interrumpe de golpe . con un golpe. "Es el iceberg, que literalmente va a sacudir a todo el mundo. Con plataformas hidráulicas, luzy sonido se revivirá el desastre", anuncia Nurrihausder. Entonces se podrá tocar el témpano, ver los botes salvavidas y enterarse de los errores de diseño que condenaron al Titanic. Repuestos del susto, los asistentes recuperarán el aliento aprendiendo cómo se restauran los objetos recobrados del óxido submarino, tendrán la oportunidad de fotografiarse parados sobre la proa del barco tal como lo hiciera Leonardo Di Caprio en la famosa escena de la película y, por supuesto, deberán refrenar su emoción al pasar por una tienda repleta con mobiliaria delTitanic. Antes de bajar, y tal como se hizo en el resto de los países por los que pasó la muestra, los visitantes podrán votar para elegir qué obj etos se rescatarán en las próximas expediciones. Los organizadores prometen que estos deseos serán escrupulosamente respetados. Y para respaldar su afirmación cuentan que en las últimas dos inmersiones descendió junto a los operarios un curador, con la misión de indicar a los buzos cuáles elementos eran los mejores para su exhibición. Pocas veces la vida había empañado la sonrisa de Ramón Artagabeytia, uruguayo, dandy, conservador, infatigable, pródigo, generoso, despreocupado portador de inmejorable alcumia patricia. Tampoco había abandonado su rostro terso, aqueHa sonrisa perenne, durante la gira de placer por Europa que, partiendo desde su hogar en Buenos Aires, lo llevaría a Francia para encontrarse con Matilde -una de sus 8 hermanos-, a Alemania para visitar a su sobrino -cónsul uruguayo en Berlín-, a Francia otra vez para despacharse con una de sus habituales ocurrencias: embarcarse en la maravilla flotante que zarparía desde Cherbourgpara suviaje inaugural con destino a Nueva York. En primera, por supuesto. "Ramánerarespetadoymuyquendo.V1vía en Buenos Aires porque desde allí dirigía el Partido Nacional -Blancoen el exilio", detalla el ex diputado blanco Juan Manuel Gutiérrez, uno de los sobrinos bisnietos del aventurero que abordó el Titanic con 72 años y su sonrisa ganadora. "Murió, Ramón, tal como había vivido. Lo encontraron flotando con su reloj en hora, tres horas después del desastre. Se habrá agarrado de un bote, de alguna madera, de algo. Pero el frío no le perdonó su audacia". Lo encontraron, a Ramón, vestido con sobreto( azul, traje azul de vestir, chaleco bla co, botines negros, medias bordó, d camisetas, calzoncillos largos, re] con cadena y medalla, llaves, peir cortaplumas, estuche de lentes, 27 bras oro, 20 monedas de oro y 64 d lares en cheques. Tal como había vi do. El 18 de junio de 1912, cuando cuerpo llegó a Montevideo vestii con un cajón de zinc, se hizo el ent río. Para entonces ya había llegado carta dirigida a su hermano Adol contando que "todo lo que se diga este barco es poco" yque había deja, la estufa eléctrica (!) encendida d rante todala noche "porque hacíarr cho frío". Qué historia, la de Ram( Artagabeytia. Muchos años antes,, 1871, sus brazos jóvenes lo habían s vado de otro naufragio, cuando un i por que había tomado en Buenos aires rumbo a Montevideo se incenc en pleno Río de la Plata. Agarrado una silla, desoyó el primerlumdo lafatalidad."El Titanicysuhistoria: corrieron la mía", dice hoy don Jui Manuel Gutiérrez. Y desgrana d pruebas increíbles, fantásticas. " papá, que nada tenía que ver con Artagabeytia, había asistido a la partí del barco desde el puerto inglés Southampton mientras estudiaba¡ geniería naval en Newcastle. Y que muy impresionado por su tragedii El mismo, a su vez, se casó con u descendiente de Francisco Carrau otro uniguayo que murió hundi bajo las aguas heladas del Atlánti Norte. Dejando una, dos, mil historias. Increíbles. Fantásticas. Hasta hoy desconocidas.


autor Claudio Savoia revista Viva  del 4/03/2001

mas fotos del titanic

ir a rescate del titanic

 

 

 

 

En la noche deL accidente yo no estaba de servicio pero tampoco podía dormir. Recuerdo cuando el capitán entró y nos dijb: 'Chocamos contra un iceberg'. Nos pidió que est.uviéramos listos para enviar una señal de yuda en el caso de que fuera necesario. con 'mis compañeros nos quedamos espear,ando la orden, pero nada indicaba que hubiera un problema. En una de mis idas hacia la cabina del  capitán noté que estaban subiendo mujeres y niños a los barcos salvavidas. El agua llegaba cada vez más cerca y enviamos un mensaje al Carpathia. Después el capitán nos dijo que ya nada se podía hacer. A partir de ese momento cada uno cuidaba de su vida. Escuché tocar a la banda, la música recorría todo el barco. Lo próximo que recuerdo es que estaba en el agua debajo de un bote dado vuelta. No sé como hice para salir de allí abajo. Había miles de personas alrededor de mi. Todos desparramados en el mar, dependiendo de sus chalecos salvavidas. Sentí que tenía que alejarme de[ barco, Vimos una gran corriente de chispas y fuego. El barco comenzó gradualmente a doblarse sobre sí mismo. Tenía sólo una cosa en mente y era alejarme de la succión que produciría el hundimiento. Estaba bastante lejos cuando la proa, después de quedar como colgando en el aire comenzó a hundirse. El Titanic desapareció lentamente. Yo tenía mucho frío y también sentí hundirme. Vi un bote cerca de mi y saqué todas las fuerzas que me quedaban para nadar hasta él. Fue muy difícil. Estaba a punto de abandonarme cuando una mano me tomó de los brazos y me ayudó a subir. Nos quedamos esperando que algún barco nos encontrara. Un hombre comenzó a rezar y luego todos lo seguimos. En distintas religiones pedíamos por nuestras vidas. Luego de un rato, casi dormido, vi la luz de un barco acercándose que venía en nuestra ayuda!

Este testimonio de Harold Bride, operador de máquinas del Titanic, y uno de los sobrevivientes, fue publicado en el The New York Tinnes el 16 de abril de 19 12..

El hundimiento del Titanic, fue tapa de los diarios más diversos y conmocionó al mundo entero. El barco más poderoso había naufragado.
El naufragio mas celebre de la historia convirtió al titanic en un símbolo de la soberbia humana. Hoy todos saben que la tragedia podría haberse evitado si el capitán que pretendía batir el record del cruce del atlántico, hubiera escuchado las advertencias  y ordenado reducir la velocidad de la marcha. su empecinamiento costo 2109 vidas humanas.

Secuencias del hundimiento
El barco colisiona con un iceberg a las 11.40 pm ,a las 12.40 tan solo una hora después del impacto 25.000 toneladas de agua han entrado en el titanic y este comienza a hundirse por proa.
El viaje del titanic

La nave sarpo de southampton ,gran bretaña el 10 de abril de 1912, rumbo a new york.
A pesar de los 14 avisos que el titanic recibió a lo largo del dia ,no pudo evitar encontrarse ante un campo de hielo.
El iceberg es avistado pero una maniobra tardía hace que el titanic pase rozando por el casco.
Las ultimas investigaciones realizadas por sonar ,muestran que el iceberg abrió 6 estrechas roturas en lugar de una. La presión del agua a esa altura del casco hizo el resto. Siete toneladas de agua por segundo  comenzaron a inundar los 6 primeros compartimientos estancos. El agua seguiría ocupando los demás compartimientos.
Durante años se ha creído que fue una larga rotura en el casco lo que hundió al titanic, d haber sido cierta esta teoría , el barco se habría hundido en cuestión de minutos.
En 1985 una expedición al mando de Robar Ballard hallo los restos del titanic esparcidos en el lecho oceánico a casi 4000 metros de profundidad.

Hundimiento

Para las 2.00 am 39000 toneladas de agua habian inundado ya el titanic y sumergido su proa bajo el agua . la tension en la seccion madia hacia que el barco se doblara . las placas de acero s comprimian  por la presion y el casco se desplazaba.
Segun algunos supervivientes la popa se elevo hacia el cielo  y el barco empezo a quebrarse .la reconstruccion del hundimiento demostro que en el momento de alzarse la popa, la presion desplazo la nave.
Por su composicion parte del acero que se producia en 1912 podía romperse con facilidad .Nuevos experimentos han demostrado que las frías aguas del atlántico norte pudieron hacerlo aun mas frágil, la noche del naufragio . el acero se hizo pedazos.
Despues de la rotura del barco la popa giro en la superficie y se mantuvo practicamente vertical durante casi un minuto mientras que la proa  y la parte central descendian hata las profundidades.
Las tres partes del barco descansan ahora  sobre un fondo de lodo . La proa se conserva en relativo buen estado . La parte central y la popa  estan practicamente destruidas por la presion y el impacto contra el fondo marino.

perdidas humanas

1º clase 2ºclase 3ºclase tripulacion total
hombres 119 142 417 682 1360
mujeres y niños 11 24 119 3 157
total 130 166 636 685 1517


TESOROS DEL TITANIC

Este jueves se abre en Buenos Aires una exposición sobre la tragedia del Trtanic. Incluye 250 objetos oríginales, historias de latinoamericanos que iban en el barco, y hasta una reconstrucción del hundimiento. El gigante sigue ahí, encallado a 4.000 metros de profundidad en el Atlántico Norte. Pero jamás dejó de moverse. En la imaginación de millones de personas; en el insomnio de cientos de investigadores, novelistas y directores de cine; en la ambición de unos cuantos empresarios; en el dolor de los sobrevivientes; en la angustia de quienes perdieron a algún pariente entre sus pasillos inundados. Viviente entre sus despojos, enorme en su endeblez, cada vez más dorado en la memoria de las generaciones que supieron de su desgracia y su leyenda simultáneamente, el inoxídable Titanic atracará esta semana en Buenos Aires. Después de haber hechizado a más de 5 míllones de personas en los 20 países en los que se presentó, la exposición Titanic: el viaje de los sueños llega por primera vez a Latinoamérica. A partir del jueves y hasta el 13 de mayo, el pabellón 8 de la Rural se convertirá en escenario de los diversos capítulos que escribieron la fulgurante historia de la nave. Historia que empieza con un arrogante proyecto de la línea White Star Line: construir el transatlántico más extraordinario de todos los tiempos. Con 267 metros de largo, 28 metros de ancho, 11 pisos, 46.328 toneladas de peso y capacidad para 3.547 pasajeros, elTitanic se convirtió en el objeto móvil más grande construido por el hombre hasta 1912. El 11 de abril de ese año, con 2.200 pasajeros, el navío partió en su primer viaje del puerto inglés de Southampton, precedido
por una frase impactante que se convertiría en maldición: "es inhundible". Después de dos escalas -una en el puerto francés de Cherbourg y otra en los muelles irlandeses de Queenstown- enffló por el Atlántico Norte con destino a Nueva York. Pero la noche del 14 de abril un descomunal iceberg abrió una herida en el costado derecho del casco, que comenzó a tragar agua hasta sumergir completamente al coloso en dos horas y cuarenta minutos. Y sólo dejó el consuelo de rescatar unos cuantos restos, recuperar algunas historias. Historias que se ahogaron junto a él.
Aferrado a la educación inglesa  que había recibido, el adolescente cordobés Edgardo Andrew dejó la estancia El durazno -en la que su padre trabajaba como mayordomo- para encontrarse en Estados Unidos con uno de sus 6 hermanos mayores, Silvano. Corría 1911, y Edgardo tenía 16 años. Desde allí viajo  a Londres, y un año después volvió a sentirse urgido por viajar a Nueva York: Silvano ha bía conocido a una joven millonaria con la que estaba a punto de casarse en Nueva jersey. Edgardo iba a viajar en el buque Oceanic, pero una huelga de los carboneros suspendió la parti da de todos los navíos que cruzaban el Atlántico.