Make your own free website on Tripod.com

Principal
Arriba
biografías
inventos

 

 

 

MITOS DE TESALIA

 

 

MITOS DE TESALIA


Comencemos contando lo que se dice de ese carnero prodigioso enviado por los dioses a sus protegidos mortales. Es la historia de otra maldición de Hera, de otra intervención de Zeus a favor del inocente castigado y salvado por la aparición súbita de la ayuda divina, esta vez en forma animal, para después pasar a ser el ansiado trofeo que se llamaría Vellocino de Oro, esta es la historia que se forma alrededor de los hijos de Atamante, hermano de Sísifo y que va a ser también parte importante en la historia de Jasón. Pues bien, Atamante se casó, según lo ordenado por Hera, con Néfele, una criatura creada por Zeus con la figura de una diosa, y este extraño ser, mitad mujer, mitad espíritu sirvió bien de esposa a Atamante, puesto que le dio tres hijos, una hija llamada Hele, y dos varones, Frixo y Leuconte. A pesar de haber logrado con ella la paternidad, el eolio no estaba contento con la extraña criatura que parecía ser su esposa sólo por un capricho divino (como así era) y decidió irse con otra mujer, mortal esta vez, con la que tener una vida normal Néfele, a pesar de ser criatura semi-imaginaria, no pudo pasar por alto el abandono y fue a Hera a contar lo sucedido, exigiendo bastante más que una reconciliación, o el regreso del marido. Hera, ofendida más aún, aseguró que vengaría la afrenta hecha a una orden suya, haciendo que el máximo castigo cayera sobre Atamante y su descendencia.
Néfele quedó más que satisfecha con la promesa de venganza de su patrocinadora y la hizo saber en público, orgullosa de su importancia y presumiendo del poder delegado por Hera en su favor, o en contra del infiel esposo, si se prefiere. La cosa es que los hombres que escucharon el relato de la promesa de Hera quedaron preocupados, pues no tenían demasiada confianza en la respuesta de Atamante, y las mujeres preferían a su nueva mujer, a Ino, la hija de Cadmo, el fundador de Tebas. Así que unos y otras no recibieron las palabras de la enojada Néfele con ninguna alegría.


EL CONSEJO DE INO

Las mujeres se reunieron para deliberar, y decidieron hacer algo por ellas mismas, sin dejar intervenir a los hombres, que sabían atemorizados ante el poder y el carácter de Atamante. Así que fueron a buscar consejo en Ino, a quien apreciaban mucho más que a la extraña Néfele, y ésta les dijo que tenían que actuar con arreglo a un plan que ella había preparado. Ellas deberían estropear el grano, metiéndolo en el horno, hasta que con el calor quedara seco y estéril, pero sin que nada se pudiera advertir por su aspecto exterior. Tomaron pues el grano destinado a la próxima siembra sin que sus maridos pudieran darse cuenta de la treta. En su momento cuando llegase la hora, los maridos verían que nada salía de la tierra. Asombrados por aquel misterio, irían a Delfos a preguntar al oráculo por la razón de aquel nefasto suceso y el oráculo, debidamente aleccionado por Ino, daría la respuesta, exigiendo un sacrificio de sangre a Zeus para purificar los campos: nada menos que la muerte de Frixo, el varón primogénito de Néfele, para retorcer el deseo de venganza de la esposa abandonada y hacer que fuera en contra de su propia sangre. Si la larga y complicada argucia de Ino era siniestra, no menos penosas eran las circunstancias por las que estaba pasando la vida de Frixo, acusado por su propia tía Biádice de haberla querido violar, cuando la situación era exactamente la contraria, ya que era la tía la que perseguía al hermoso joven y este apenas sabía que hacer para evitarla, y se limitaba a rehuírla constantemente. Pero el infundio sirvió a los hombres del mejor argumento posible para sacrificarlo sin remordimientos, puesto que así encontraban una buena razón para arreglar su problema agrícola con sangre que ya no parecía tan inocente. Atamante no podía hacer nada tampoco por salvar a su hijo, puesto que todas las bazas estaban definitivamente en su contra. Tomó a su hijo y lo condujo al altar del sacrificio cuando apareció oportunamente el héroe Heracles, el cual quiso saber que era lo que estaba sucediendo ante sus asombrados ojos. Atamante le hizo saber la voluntad supuesta de Apolo, le habló del necesario sacrificio de Frixo a Zeus. Heracles quedó más perplejo todavía al oír lo que se le decía, e hizo saber que a su padre Zeus le desagradaban profundamente las efusiones de sangre, supuestamente en su honor.


LA COMPLICIDAD DE LOS DIOSES

Por si no fuera suficiente la oportuna aparición de Heracles, y su apasionado alegato en contra de la muerte ritual y en favor de la joven vida de Frixo, Zeus, o Hera, mandaron a Hermes que preparase un vehículo apropiado para sacar al muchacho de aquella situación angustiosa. Hermes se las ingenió para enviar con presteza un alado carnero de oro al rescate de Frixo. El carnero mágico se acercó a Frixo y le llamó para que se subiera en su lomo; éste se subió a él sin perder un segundo. Su hermana Hele también se subió al prodigioso animal, pues no quería quedarse con su obcecado padre ni quería abandonar al hermano rescatado en el último momento. Con esa carga, el carnero alado voló rápidamente con rumbo a Levante, camino de la Cólquide. Al cruzar el estrecho que separa Europa de Asia, la agotada Hele no pudo afianzarse a su montura y cayó al mar, desapareciendo en él, aunque su nombre quedó para siempre unido al lugar de su deceso, pues ese mar se llamaría desde entonces Helesponto como un eterno homenaje a su inútil muerte. Como era de esperar, pues los dioses no ponen sus ojos en los débiles o los pusilánimes, Frixo arribó finalmente a su destino, a la Cólquide. Allí se sintió libre y seguro de toda amenaza y quiso dejar constancia de su agradecimiento a las divinidades propicias; el carnero fue sacrificado en honor de Zeus, como agradecimiento por su intervención (y como olvido del excelente papel jugado por el animal, desde luego), y su piel de oro quedó allí prendida para la posteridad. De Frixo ya no se suele contar nada más, pero sí de Ino, de Atamante y de los hijos habidos entre ellos, Learco y Melicertes, y del triste fin que esperaba a unos y otros por su participación en la conspiración contra Frixo y por mor del destino, que siempre está en manos de los dioses y poco reserva de bueno para los mortales, que vivieron tantos siglos a expensas de los caprichos divinos, pero esta es otra parte de la leyenda que se sale del cuadro genuino del Vellocino de Oro.


CENTAUROS

Los centauros, que hoy vemos en la forma de torsos de hombres unidos a cuerpos de caballos, tuvieron diferentes personificaciones en la antigüedad antes de llegar a esta su última caracterización, empezando por tener patas y rabo de cabra, con un notable parecido compartido con los sátiros, para ir gradualmente tomando su personalidad definitiva. También se dividieron los centauros en dos grandes grupos: unos eran pacíficos seres, como el propio rey Quirón, el maestro de arquería Croto, o el bondadoso Folo, hijo de Sileno y una ninfa de los fresnos; otros, como Aquio, Agrio, Euritión, Eurito, Hileo, Hómado, Orio, Pilenor, etc., no eran tan amistosos. Se dice que todos estos Centauros, nacidos de la extraña unión del precursor Centauros y de las yeguas de Magnesia, eran, en su mayoría, temibles por su bravura nada templada y su fácil furia. Digamos también que estos centauros eran nietos de Ixión y de la misma Néfele que estuvo a punto de ser la responsable de la muerte de su muy querido hijo Frixo. Lo que sí está bien establecido, es que estos centauros, invitados a la celebración de la boda de Pirítoo, el lapita, y de la gentil Deidamia, no supieron soportar los efectos del abundante y fuerte vino que allí se servía y al que no estaban en absoluto acostumbrados. Terminaron tan embriagados, que no supieron contenerse y se lanzaron, siguiendo el ejemplo de Eurito sobre cualquier doncella o muchacho en sazón, y a todos violaron sin más contemplaciones. Eurito, como jefe de aquel salvaje grupo, tomó a la novia para sí, violándola para su placer, y dando con ello la señal a sus compañeros centauros, que ebrios sólo esperaban una excusa cualquiera para dispararse en sus excesos. Casi sin poder salir de su espanto, el resto de los invitados se abalanzó sobre los energúmenos, y un grupo fue directamente a atajar la acción del cabecilla Eurito, atacándole con dureza y mutilándole el rostro. En ese momento se desataron los rencores que yacían soterrados entre las dos comunidades, entablándose el primero de los feroces combates entre lapitas y centauros, combate entre los arrabiscados invitados a la boda interrumpida, que terminó en una carnicera y con su apresurada huida. Con el sangriento incidente se abrió también una profunda enemistad entre los dos grupos que ya nunca habría de remitir.


TRAS EL COMBATE

Parece ser que Pirítoo no había invitado a Ares y a su hermana Eride (la discordia) a la fiesta nupcial, porque tenía bien presente lo que ella había hecho en la boda de Tetis y Peleo y quería evitar tan nefasta compañía. Pero esta decisión, que parecía en principio ser sabia, se trastocó en maldición, pues la cruel pareja decidió dar un escarmiento a los novios por su atrevimiento. Eride y Ares fueron así quienes indujeron a los centauros a beber desmesuradamente, hasta que se emborracharon definitivamente, conociendo de sobra que, por su inestable temperamento, poco más necesitaban para aguar la celebración. Instigados o no por Eride y Ares, y tremendamente irritados por la paliza recibida tras la desbaratada boda de Hipodamia o Deidamia y Pirítoo, los centauros, a los que ni siquiera se les había pasado por su cabeza pedir disculpas por su monstruoso comportamiento para con unos amigos, no pudieron soportar la idea de haber quedado vencidos por los lapitas y volvieron a la carga poco más tarde, para invadir con sus armas el reino que antes había sido de Ixión y ahora estaba en manos del ultrajado Pirítoo, aunque su reinado no iba a durar mucho más tiempo, puesto que ya se acercaban las huestes de los centauros, auxiliados, según se dice, por los dorios, que eran tradicionales enemigos de sus vecinos los lapitas. Como bien se sabe, por los muchos ejemplos que nos dan las crónicas, lo peor que puede pasar a un grupo humano es el mero hecho de estar cerca de otro que tenga alguna seña particular diferente, siendo el resto completamente igual y esa seña tan poco apreciada es la de la vecindad. La batalla, más feroz que ningún otro anterior enfrentamiento de los lapitas, terminó con la derrota total del ejército lapita. Los centauros, satisfechos con su victoria y suficientemente vengados, decidieron echar de allí a los lapitas y quedarse con Fóloe como su nueva capital, mientras los vencidos tomaban el duro camino del exilio.


QUIRON, CENTAURO EJEMPLAR

Pero si malo era el carácter y peor el comportamiento de la generalidad de los centauros, había casos en los que esta condición no era sino un sinónimo de bondad, sabiduría y ecuanimidad. Entre todos ellos, nadie destacó tanto por sus virtudes como el magnífico Quirón, el padre de la profetisa Tía, el mismo rey Quirón a quien se le confiara la educación de los héroes Aquiles y Eneas; el mismo de quién escuchara y de quien aprendiera Asclepio el que iba a ser su caudal de conocimiento sobre los misterios de la salud y la enfermedad. También Quirón apadrinó a Peleo, pero esta es una historia que hemos de ver más adelante. Quirón cuidó asimismo, del niño Diomedes en su cueva del monte Pelión; este niño al que sus padres tuvieron que renunciar, se convertiría más tarde en el héroe Jasón. También le fue encargada a Quirón la educación del hijo de Jasón, de Medeo, que sería más tarde rey de Media. Por si pareciese pequeño el catálogo de hazañas del buen rey y mejor sabio, digamos que, cuando Heracles liberó a Prometeo de su eterno castigo, al que el Olimpo le había condenado por su filantrópica (palabra de raíz griega que debe aplicarse con exactitud a Prometeo, pues quiere decir, exactamente, amor a los hombres) valerosa ayuda a los hombres frente a los dioses, estos le exigieron, como pago, el sacrificio paralelo y voluntario de un inmortal Heracles pensó en su amigo y consejero, Quirón, sabiendo que podía ofrecer su inmortalidad para canjearla por la penosa inmortalidad de Prometeo, pues el castigo del héroe estribaba en que su sufrimiento no podía acabar, puesto que él estaba exento de la muerte. Quirón, sin embargo, no apreciaba la eternidad, pues él ya estaba cansado de tener que vivir por siempre jamás y buscaba en la muerte el refugio y el descanso, tras haber visto tanto dolor y tanta maldad en los muchos años de su vida.


HERACLES Y LA MUERTE DE QUIRON

Y Heracles se convirtió en el mensajero de la muerte para su buen amigo Quirón, sin querer hacerlo. Esto sucedió de la siguiente manera: cuando iba para Erimanto, en persecución de su cuarto objetivo, la caza del jabalí de Erimanto, Heracles pasó por las inmediaciones de la ciudad de Fóloe, aquella que habían arrebatado los centauros a los lapitas tras la batalla de revancha por la humillación sufrida en la boda de Pirítoo, e hizo escala en ella, puesto que el buen centauro Folo quería aprovechar la ocasión para tenerlo de invitado en su morada. Para mejor servirle, Folo le ofreció el vino añejo que el mismo Dionisos había dejado allí hacía tantos y tantos años. El vino se abrió, y de la cántara surgió un incomparable y penetrante aroma. Ese aroma tan fuerte del vino dionisíaco llegó hasta el resto de los centauros y con él el recuerdo imborrable de lo que sucedió en la boda de Pirítoo y Deidamia. Todos se llegaron, en tropel, a la cueva de Folo, a acabar con quien hubiera osado ofender su memoria con el insulto del vino. Nada menos que se encontraron con Heracles y la lección pretendida al ofensor se tornó en una lluvia de golpes y heridas. Uno tras otro, los centauros fueron cayendo a manos de Heracles y pronto comprendieron que la batalla estaba perdida. Corrieron a buscar refugio al lado de Quirón, con tan mala fortuna que llevaron hasta allí a su perseguidor. En efecto, Heracles iba tras los fugitivos, dispuesto a acabar con el máximo número de frustrados atacantes y siguió disparando sus flechas, sin darse cuenta de la presencia del sabio. Un dardo suyo alcanzó a Quirón, y Heracles, compungido, trató de detener sus efectos, pero ya era demasiado tarde, el pobre anciano se retorcía ante el dolor cada vez más agudo de su herida. Cambió su inmortalidad por una tranquila y libertadora muerte, mientras el resto de los centauros se dispersaba en todas las direcciones, desapareciendo su fuerza para siempre. En Fóloe, mientras tanto, el afligido Folo daba sepultura a sus compañeros y familiares, caídos en la inútil batalla contra su también amigo Heracles. Con tan horrible sino, que, cuando contemplaba una de las flechas mortales de Heracles, esta se le escapó de las manos y fue a clavarse como un aguijón en su pierna, causándole la muerte al instante. Al saber la triste noticia, fue Heracles quien dio por terminado el combate y regresó todo lo rápido que pudo al lado del fallecido Folo, encargándose en persona de que sus funerales fueran dignos de su bondad; mientras Zeus hacía otro tanto, poniendo a su admirado centauro Quirón en el firmamento, en la constelación que repetiría la imagen del Centauro para el resto de los tiempos.


LA LARGA HISTORIA DE JASON

Otra vez más, Quirón recibió el encargo de criar a una criatura. Se trataba esta vez de acoger al pequeño Diomedes de manos de sus padres, para velar por su integridad y proporcionarle la mejor educación que un niño pudiera tener, Diomedes fue escondido en la cueva de Quirón, para así librarlo de la muerte segura, pues el rey Pelias, hijo de Posidón, estaba empeñado en matar a todos sus enemigos potenciales, ya que el oráculo, que le iba a perseguir toda su vida con prevenciones similares, le había advertido que uno de los descendientes de Eolo habría de poner fin a su vida, en su compañía se educó Diomedes, pero su nombre fue cambiado prudentemente por el de Jasón, para evitar que las indagaciones de Pelias dieran con el paradero del muchacho. Así fueron transcurriendo los años, hasta que un día, a orillas del río Anauro, y tras haber recibido la odiosa visita de la vengativa Hera, en forma de una pobre viejecita que le pedía ayuda para cruzarlo, casi muere ahogado por la diosa, que había ido en su busca para castigarle personalmente por no haber recibido de él el sacrificio ritual. Con él topó Pelias, quien quiso saber quién era el joven que se encontraba de tal guisa. Jasón dijo que era un pupilo de Quirón, pero añadió su filiación de hijo del rey Esón y de la reina Polimela. Pelias quedó impresionado al encontrarse cara a cara con quien estaba dicho que había de acabar con él. Entonces quiso saber de Jasón lo que el joven haría si estuviera en su caso, pero sin decirle quién era quien le preguntaba tal cuestión. La respuesta de Jasón fue sencilla: él haría que el pretendido matador fuera hasta la Cólquide, en pos de aquel Vellocino de Oro que había sido colocado allí como recuerdo por Frixo, tras su milagroso salvamento. Tras sus palabras, Pelias hizo saber a Jasón que él era el rey, el mismo que le había perseguido desde la cuna. Jasón no se inmutó por tal anuncio, limitándose a aprovechar su presencia para exigir la inmediata restitución del reino que Pelias usurpaba. Contra todo pronóstico, Pelias accedió, aunque impuso a Jasón una sola condición para recuperar la corona.


LA CONDICION DE PELIAS

Como ya había sabido contestar Jasón (hay quien dice que fue Hera quien le indujo a decirlo), el pretendiente al trono debía ir hasta la Cólquide para traer consigo el Vellocino de Oro. Pelias explicó que estaba sufriendo constantemente la presencia del torturado espíritu de Frixo, exigiéndole que hiciera que su cuerpo, que yacía en las lejanas tierras de la Cólquide, allá en el Asia, fuera devuelto a Tesalia, para que su alma tuviera el descanso anhelado. Si Jasón era capaz de realizar el viaje, desafiaba a la bestia que guardaba el lugar en permanente vigilia, y luego se traía el cuerpo y el vellocino de vuelta a casa, Pelias estaba más que dispuesto a afirmar que, en ese caso, renunciaría gustoso a la discutida corona en favor de Jasón. A partir de ese momento, sería más que feliz por poderse retirar del poder, para limitarse a descansar sin más sobresaltos hasta el cercano fin de sus días. Oída la petición del anciano, Jasón aceptó la proposición que parecía correcta y, con la ausencia de Pelias, se puso en marcha una grandiosa operación, destinada a buscar por toda Grecia a los casi cincuenta primeros valientes, que quisieran ser sus marineros. A los casi cincuenta hombres que deberían acompañarle, atravesando toda clase de peligros sin nombre, en la arriesgada expedición hasta la Cólquide. Al mismo tiempo, para acelerar al máximo los trámites del viaje, se puso la quilla del navío que había de llevarlos a su destino. Pronto estuvo alistado el barco que habría de ser movido con las velas y con la fuerza de cincuenta remeros. De nombre recibió el apelativo de "Argo", que quiere decir el veloz, y hasta la generosa diosa Atenea colaboró en la preparación religiosa del navío que iba a ser utilizado para la expedición, pues fue ella quien llevó la verga, tallada en la madera del roble sagrado de Zeus, que se montaría sobre la proa del "Argo", para que su presencia abriese el camino y protegiera al capitán y a sus tripulantes, de los peligros que iban a ser no querida y constante compañía durante todo el recorrido.


JASON Y LOS ARGONAUTAS

Se presentaron los más bravos griegos, los cuarenta y siete hombres, una mujer y un tránsfuga, que acompañarían al número cincuenta, a Jasón, y que serían conocidos como los argonautas por la posteridad. La mujer era Atalanta de Calidón, la célebre y elusiva cazadora. Ceneo era el lapita tránsfuga que antes había sido mujer, y del resto, merece que se destaque a personajes tan famosos como el máximo héroe Heracles, todavía en espera de la divinidad final; los hermanos Cástor y Pólux, los Dióscuros; Oileo, el padre de otro héroe, el gran Ayax; Meleagro, hijo del rey Eneo y de Altea, Orfeo, el mayor poeta; reyes de Calidonia, patria también de la virgen Atalanta; y Argo, el constructor de la famosa nave que habría de conducirles en su mítico viaje. Digamos que Heracles fue propuesto como jefe de la expedición, pero él insistió en que fuera Jasón quien la mandara y así se hizo, tomando rumbo la nave a la isla de Lemnos, como etapa primera del recorrido. En la isla, que había quedado desprovista de hombres, pues las mujeres de la isla habían decidido unánimemente dar muerte a todos sus esposos (por la descarada infidelidad de los mismos), los argonautas se vieron sorprendidos por el inesperado recibimiento, puesto que los varones de la expedición fueron tan agradablemente acogidos, que terminaron por tener que acostarse y aparearse con cuantas mujeres les tocaba en suerte. Heracles prefirió permanecer fuera de la fiesta, al cuidado de la nave "Argo", mientras los demás se afanaban gozosamente en su entrega a las mujeres, para contribuir a la repoblación de la población de la isla, en peligro de extinción. Desde luego las mujeres no explicaron que la ausencia de maridos se debiera a una venganza, sino a una expulsión por el mismo motivo de la infidelidad, ya que no convenía inquietar a sus recién tomados amantes. En el reparto de amantes, Jasón fue distinguido por la reina, ya que se vio emparejado con la reina Hipsípila, y con ella engendró al futuro rey de la isla, a Euneo y su hermano Nebrófono. Finalmente, Heracles harto de esperar en vano el regreso de sus compañeros, decidió poner pie en tierra en la isla, para ir sacando como fuera a los argonautas de sus lechos de amor, recordándoles con firmeza cual era el verdadero motivo del viaje, tan distinto de aquella tan placentera e inesperada experiencia.


EL CRUCE DEL HELESPONTO

Y partieron los argonautas de la isla de Lemnos, poniendo rumbo hacia el nordeste. Cruzaron el Helesponto de noche, evitando la peligrosa vigilancia troyana sobre el estrecho paso, para internarse en el Preponto. Fue en ese mar donde comenzaron las tribulaciones, con repetidos ataques, misteriosas desapariciones, incluida la no muy bien aclarada de Heracles, quien para algunos dejó de estar con los argonautas entonces, mientras que muchos sostienen que permaneció en la expedición hasta el final. Se produjeron muchos y duros enfrentamientos entre quienes debían permanecer unidos. Todo ello como el prólogo que avisa, a quien lo ve, de lo que de verdad aguarda más adelante. Y nuestros argonautas empezaron a comprender entonces lo que se escondía a lo largo de aquel aventurado trayecto. En la isla de Brébicos, Pólux se enfrentó al rey Amico, venciéndole y apoderándose los expedicionarios de las riquezas de su palacio. Reemprendieron la navegación, y vinieron a dar con el sabio rey Fineo, quien les dio instrucciones para cruzar el Bósforo, subrayando el riesgo que representaban las rocas Cianeas que se encontraban a su entrada, siempre cubiertas de una impenetrable niebla y, al decir de los antiguos, dotadas de movimiento para atrapar a las presas que entre ellas pasaban. También les advirtió sobre los usos y costumbres de la gente de la Cólquide, para que estuvieran avisados de cómo habrían de comportarse allí, amén de anunciarles que en esas tierras debían ponerse bajo la tutela de Afrodita. Con la ayuda de Fineo, los argonautas cruzaron felizmente el Bósforo y tocaron tierra en un islote, Tinias, en el cual se juramentaron para proseguir hasta el final juntos. Prosiguieron viaje, no sin haber vuelto a vivir nuevas aventuras y desventuras y dieron con su nave en el peñasco de Ares.


CERCA DEL VELLOCINO

En la desolada isleta de Ares, tras haberse desembarazado de las molestas y peligrosas aves que en ella tenían su nido, salvaron los argonautas a cuatro náufragos de una muerte segura, encontrándose con que no eran otros que los hijos de Frixo, que iban camino de Grecia. Jasón les narró el por qué de su presencia allí, aquella promesa de devolver el cadáver de Frixo a su tierra natal y de llevarse asimismo el Vellocino de Oro. Los agradecidos náufragos decidieron ayudar en la medida de sus posibilidades a los expedicionarios y, con ellos, fueron hasta las costas de la Cólquide. Ya estaban en su destino, pero quedaba mucho hasta que pudieran lograr su doble propósito. En principio, pensaban pedir a los habitantes del lugar la entrega voluntaria del Vellocino, de la respuesta dada dependerá el resto de su plan. Con los hijos de Frixo se fueron hasta el palacio de Eetes, rey de la Cólquide y padre de la bella Medea, para presentar su petición. Eetes la escuchó de boca de Jasón, y respondió que sí podrían llevarse el Vellocino si antes cumplían una serie de requisitos nada sencillos de realizar: había que uncir una yunta de bueyes de fuego y metal creados por Hefesto y, con ese par de bestias, labrar el Campo de Ares, preparándolo para la siembra de los dientes de dragón dados por Atenea, los mismos dientes que Cadmo, fundador de Tebas, utilizó para poblar su ciudad con los hombres que de esa sementera nacieron. Jasón aceptó el desafío y se puso a ello, con el convencimiento de que la hazaña exigida era un razonable precio. Afortunadamente, no estaba solo, los dioses olímpicos seguían con preocupación la situación y estaban buscando la manera de facilitar su tarea.


LA AYUDA DE AFRODITA

Como bien había pronosticado Fineo, era bueno ponerse bajo la tutela de Afrodita, pues ella había urdido el plan perfecto para ayudar a Jasón. En efecto, hizo que su hijo Eros disparase una flecha al corazón de Medea. Tocada de amor por Eros, Medea se presentó como voluntaria colaboradora de Jasón, dándole el ungüento que le protegerá del fuego de los toros, a cambio de volver como su esposa en el "Argo" y él, tranquilizado por la oferta, se comprometió a serle fiel hasta la muerte, mientras se untaba con aquel preparado y realizaba la hazaña en un día y una noche. Pero Eetes no pensaba cumplir su parte y Medea, enterada de lo que su padre barruntaba, ayudó con sus artes a Jasón a hacerse con el Vellocino de Oro, huyendo después hasta el barco y partiendo hacia aguas abiertas con toda la tripulación a bordo. Muchos fueron los problemas, desde luchas a cantos de sirenas, pero el "Argo" volaba sobre las olas (y por mil itinerarios imposibles, a juzgar por los cronistas que se empeñaron en hacerle cruzar desiertos y montañas) hasta que tocó las costas de Tesalia cuando ya todos los creían muertos, y el malvado rey Pelias había asesinado a los padres de Jasón, creyendo que nadie les vengaría. De nuevo Medea, con su poder de convicción y su astucia, se prestó a matar a Pelias y así fue, ya que ella entró en la ciudad, llegó hasta el rey y, convenciendo a las tres hijas de Pelias para el trabajo, lo mató y mando descuartizar. Jasón, triunfador, puso el Vellocino en el templo de Zeus, y marchó con la magnífica Medea de vuelta a la Cólquide, a reinar en el trono de Eetes, que ahora corresponda a su hija. A los diez años, Jasón, alegando que temía que Medea fuera letal para él, como lo había sido para todo el que a ellos se opuso y trató de separarse de la reina, pero para unirse a otra mujer, a la hija de Creante, a la joven Glauce. Medea sí admitió que había matado a muchos, no a uno sólo, por Jasón, pero también quiso hacer recordar que una vez, al conocerse, él había jurado eterna fidelidad. No logró hacer cambiar a su marido de pensamiento y dejó creer que aceptaba el divorcio, incluso ofreció a la nueva esposa una diadema de oro para su lucimiento.
En la cabeza de Glauce, la diadema estalló en llamas y acabó con su vida y con la de todos los presentes, salvo Jasón, único que pudo huir del escenario de la venganza justo a tiempo, pero no el suficiente como para alcanzar a su esposa Medea, que huía tras haber dado muerte a los hijos del matrimonio, ya fuera sacrificándolos a Hera para que fueran inmortales, matándolos en un rapto de locura, o abandonándolos a su triste suerte, puesto que, en este caso se atribuye a los irritados corintios la muerte de las criaturas. Angustiado y desesperado por su impotencia, Jasón emprendió un largo errar por el mundo, despreciado por todos, amigos o desconocidos; su vida fue tan larga como triste, pues ya no le quedaba más que el dolor y la soledad culpable. Hasta su misma muerte fue tan implacable con él como lo había sido la última parte de su vida. En efecto, esto debió de ser así, ya que está escrito que el anciano Jasón, que pasaba como una sombra ante los ojos de todos, se sentó bajo su barco varado en Corinto, y dejó que el tiempo pasara envolviéndole en sus recuerdos y penalidades. Cuando ya estaba decidido a quitarse la vida junto a la que fue la nave de su aventura, el viejo casco se volcó inexplicablemente, aplastándole contra el suelo, como si la cansada nave también quisiera ratificar con ello el general desprecio del mundo hacia el fatuo e infiel Jasón. De Medea se cuenta que, tan admirada por los dioses, como despreciado lo era Jasón, y respetada por los humanos por su entrega total, por su firmeza y por todos los mágicos recursos que supo manejar en favor de la causa de su desagradecido marido, terminó por alcanzar la inmortalidad y elevarse a la majestuosidad de los Campos Elíseos, mientras los griegos la recordaban como una ejemplar divinidad, y las generaciones sucesivas mantuvieron el fuego sagrado de su culto en los muchos altares a ella consagrados.