Make your own free website on Tripod.com

Principal
Arriba
biografías
inventos
midis
magia
horoscopo

                

 

 

webmaster:
ofelia_trillo@hotmail.com



Las misteriosas enfermedades

ir a nudos incas

misteriosas enfermedades

misrweriosas enfermedades

 

Como ya hemos dicho en otros articulos en la civilización Inca, las enfermedades sólo se generaban por actos de brujería, motivados por riñas o rivalidades locales o conflictos interfamiliares, o por por transgresiones que molestaban a los sobrenaturales, segun sus propias creencias.Las enfermedades causadas por los humanos creaban discordia entre los individuos y/o familias y era curables gracias a la habilidad de otros curanderos. Pero a las enfermedades causadas por la voluntad de las divinidades se las consideraba difíciles de curar y molestaban la paz social. Entre las producidas por la brujería malévola estaba el envenenamiento, causado por la acción humana, pudiendo afectar a una persona o a una unidad doméstica entera dentro de un ayllu.La basaban en sustancias letales dadas por venganza o por envidia. Creían que todas las desgracias tenían un origen sobrenatural. Las dolencias enviadas por las divinidades se manifestaba después de haber transgredido ciertas reglas de buena conducta, por ejemplo el incesto, el crimen, el robo, y la inobservancia ritual, no producidas por la revancha de los dioses, pero si por castigo divino. El curandero tenía que valorar la calidad del enfermo. Si la disfunción la causaba una enfermedad cuyo diagnóstico la atribuía a un designio sobrenatural, el curandero no podía hacer nada porque era imposible vencer los dioses.Pero sobre los males hechos por la venganza humana, el enfermo había perdido o había salido de su cuerpo su camaquen, o la fuerza vital que da movimiento y potencia a las cosas.El Jani La pérdida temporal de la esencia vital que da vida, movimiento y ánimo al ser humano. Esta enfermedad provocaba flujos de vientre, sensación de frío, excesiva secreción salival y otras alteraciones. Solamente se podia curar con la medicación de un curandero muy experto El Shucaqui Era producido por la inmensa preocupación que sientia una persona con una fuerte vergüenza causada por un error cometido. Era una verdadera tormenta psicosomática, cuya gravedad dependia del rango o la clase social u ocupación que ejercia la persona que generaba la turbación. Los sintomas eran una alteración neurohormonal que se manifiestaba con intensos dolores de cabeza y abdominales, vómitos y diarreas incontenibles. El tratamiento consistía en que el causante de la vergüenza comiera pelosde la víctima, arrancándole el mechón del centro del cráneo, con tanta fuerza que se le desprendiera la piel cabelluda en ese pequeñísimo sector. Irijúa Era propia de los niños que la adquirian cuando la madre tenia otro hijo, creyendose los niños que prodigaba mayores cariños que a ellos mismos. El niño se tornaba pensativo, melancólico y malhumorado, se irritaba con facilidad, lloraba y gritaba con agresividad. Perdia el apetito y el sueño y se debilitaba física y mentalmente. Era muy raro que la irijúa la adquirieran los hijos menores. Se presentaba en todas las clases sociales, y no era otra cosa que la envidia.Mipa Los niños la adquirian en el vientre de su madre si ella sentia asco por un animal. El niño que nacía presentaba los signos directos de ese animal. Las embarazadas debian tener cuidado de no mirar personas feas para evitar que su niño les salieracon estos defectos. Si la gestante pasaba por un río grande, el hijo nacia llorando. Si habia visto un cadáver, el hijo tenía las cejas pobladas y los ojos hinchados.Turumanya o cuichi No se le debía reír ni abrir la boca frente al arco iris para no adquirir caries y piorrea. Las mujeres no debían pasar por debajo de un arco iris, ni descansar en los sitios donde había un arco iris para evitar tener bebés muertos o monstruosos. Los curanderos especializados aliviaban con dietas exclusivas a las personas afectadas.Quines sobrevivían al toque del rayo quedaban preparados para dedicarse al chamanismo, puesto que se les consideraba elegidos por esta divinidad, para ejercer tal tarea.En cada ayllu había por lo menos un hampicamayoc (curandero/médico) que conocía las manipulaciones mágicas y las yerbas, animales y minerales medicinales para las disintas enfermedades que también sabían diagnosticar. Su ciencia la basaban en su propia experiencia y práctica, adquiridas y transmitidas de padres a hijo siglo tras siglo.Había ayllus en los cuales sus hampicamayocs tenían conocimientos más profundos sobre su ocupación y eran los especialistas. Existían hamapicamayocs que sólo trabajaban en sus ayllus y otros a quienes se les solicitaba por los demás ayllus.No hay que confundir a los hampicamayocs con los chamanes encargados de provocar cosas malas. Había chamanes especializados en hacer daño a otra persona a petición de clienes interesados. Usaban muñecos que representaran a la víctima, y para contrar la brujería habían amuletos que protegían sus poseedores.También practicaban la cirugía: perforaban la capa ósea del cráneo para extraer de su interior las causas de la enfermedad, por ejemplo los espíritus. En cualquier caso usaban anestésicos como la coca, bebidas embrigadoras o drogas que adormecían. Había un porcentaje bastante apreciable de intervenciones con éxito, pero había más pacientes que no se levantaron jamás de la mesa de operaciones. Si morían, tapaban la pequeña abertura con láminas de oro o plata, o con el caparazón de calabazas.Su instrumentos quirúrgicos eran sencillos, por ejemplo el vilcachina para extraer los objetos de cualquier órgano o el tumi para abrir los cráneos. Los curanderos utilizaban yerbas frescas y secas, animales vivos y disecados, minerales, oraciones misteriosas, canciones, música y danza. El olvido de cualquiera de esas cosas hacía ineficaz el tratamiento curativo. Algunas enfermedades las trataban con danzas rituales y ceremoniales ejecutadas ante sus ídolos durante las fiestas que les dedicaban.En las danzas participaban muchas mujeres, y también los hombres, niños y viejos. La gente bailaba horas y horas en busca de salud. Otras enfermedades propias de los incas eran: la epilepsia, la sífilis, neumonía, catarro, anginas, alopecía, asma, bocio, conmoción cerebral, escalofríos, cáncer, cataratas, caspa del cabello, congestión alcohólica, coqueluche, ceguera, cólicaos, convulsiones, contusiones, desmayos, dolores de huesos, flujos de vientre, delirio, demencia, difteria, debilidad, disentería, escoriación, escaldaduras, tos, erisipela, espasmo, escorbuto, fiebres, forúnclos, flujos vaginiales, fracturas de huesos, gonorrea, hidropsía, hinchazones, hemorragia, herpes, ictericia, infarto ganglionar, lumbago, laringitis, lepra, locura, náuseas, orzuelos, oftalmia, pus, abcesos, parálisis, heridas purulentas, resfriados, retorcijones, reumatismo, ronqueria, ronchas, raquitismo, sarpullidos, sordera, sarna, tartamudes, afasia completa, idiotismo, uta, verruga, tiña, tisis, tumores, acidez estomacal, mal de altura, mal del pinto, pian. Todas estas enfermedades tenian su respectivo vocabulario Quechua.