Make your own free website on Tripod.com

Principal
Arriba
 

                

 

 

webmaster:
ofelia_trillo@hotmail.com



ESCRITURA AUTOMATICA

 

ALGUNOS DATOS HISTORICOS

Carlos y Sixto Paz Wells son, o han sido, puesto que al parecer ya lo han abandonado, los iniciadores de un movimiento de escritura. El I.P.R.I. (Instituto Peruano de Relaciones In-terplanetarias) y sus supuestos contactos extraterrestres han movido a miles de personas a practicar este tipo de escrituras y así «dialogar» con los habitantes de Ganímedes o Apu. Ganímedes es un satélite de Júpiter, siendo en él prácticamente imposible la existencia de vida. Apu no es conocido por la ciencia astronómica, no existiendo en nuestra cultura ninguna prueba material y científica sobre él.Como sucede siempre, no todo el mundo puede comunicarse; hace falta fe y convencimiento de que «ellos existen».Los comunicados que se «reciben» a través de escritura automática mencionan: «La gran catástrofe»... «La Misión Rama salvará a unos pocos»...Naturalmente, se trata de cuestiones indemostrables.Algunos conocedores del I.P.R.I. aseguran que varias fotografías que éstos mostraban de «ovnis» eran trucos. Sin embargo, los seguidores no se desaniman por esto, piensan que son campañas en contra, falsas pruebas en las que no hay que creer, proviniendo de ahí la exigencia de fe y convencimiento.El catastrofismo es muy del gusto del hombre de nuestros días, que busca desesperadamente algo a dónde aferrarse.Un supuesto sobrino de Juan Sebastián Bach vivió un interesante caso de «escritura automática», tras comprar un viejo instrumento musical. En sueños escribió una partitura al estilo y manera como se escribía la música tres siglos antes. También hay infinidad de casos de madres que reciben comunicación de sus hijos fallecidos, pero sobre todo hoy día dominan en casuística la comunicación con extraterres-tres, teniendo que ser médium el escribiente.La escritura automática fue un sistema utilizado por los discípulos de Andró Bretón, verdadero sistematizador del surrealismo o suprarrealismo, como fin para dejar en absoluta libertad al inconsciente, que «es el rico potencial del mundo interior de cada individuo», según denominación de Sigmund Freud, que fue el que puso nombre a esta parte abstracta del hombre. Este método fracasó en la escritura de poesías, pues naturalmente la creación literaria o poética está originada por la razón o el consciente, aun cuando se alimente de las sensaciones de ese mundo interior. Vintila Horia define la escritura automática como «un texto que un médium redacta bajo el dictado de una entidad situada fuera del espacio en el que se desarrolla la vida de todos los días..., la vida de los vivientes».El medium, teniendo que demostrar una personalidad totalmente diferente.La teoría de que por medio de este sistema se entra en contacto con los muertos la desmintieron autores como Julius Evola y Frithjof Schvon. Basándose en textos muy antiguos, afirmaron que al estar el ser humano formado por cuerpo, alma y espíritu, en el momento de la, muerte el alma perece con el cuerpo y el espíritu se dirige hacia la vida eterna, desde donde no le está permitido comunicar con los vivos. Según este postulado podríamos contactar, por medio de la escritura automática, guija y otros sistemas, con «restos anímicos» de los fallecidos, restos que terminarán por deshacerse, teniendo además en cuenta que los mensajes enviados serán falsos o incompletos por la precaria esencia de esas entidades, que nada tienen que ver con el más allá. Serían, pues, fragmentos de memorias muertas que están en pura desintegración. Sin embargo, todo son teorías, hay comunicaciones tan claras, tan contundentes, que, sin desautorizar a los autores mencionados, hacen dudar del origen cierto de esos mensajes. Todo se basaría en la certeza de que el espíritu no puede comunicar con los seres vivos, pero ¿quién tiene esa absoluta seguridad?, y entramos en la duda, una vez más, la que da pie a la escritura automática y a otros muchos fenómenos que en principio se consideran parapsico-lógicos, pero que según algunos autores mentalistas tienen su origen en la psique. El hombre desea conocer lo que hay después de esta vida y cualquier método le parece bueno, independientemente de lo que opine la ciencia y la religión.

COMO SE HACE

Para ejecutar la escritura automática se requieren solamente dos elementos: un bolígrafo o lápiz y una hoja de papel. La mente no tiene por qué estar pensando en nada concreto, únicamente hay que diferenciar el brazo ejecutor del resto del cuerpo, concediéndole la independencia absoluta de una forma totalmente consciente. El bolígrafo o utensilio de escritura que utilicemos no se debe coger en la forma en que lo efectuamos habitualmente. haciéndose de una forma no ortodoxa para nosostros. con el fin de que si surgiese no exista similitud entre nuestra escritura normal y «nuestra» escritura automática. Produciéndose de esta forma una mayor resistencia en su ejecución. ya que la efectuamos de una forma no ordinaria. Durante los primeros días o meses, dependiendo de cada individuo. conviene efectuar esta experiencia durante unas horas carentes de ruidos que nos impidan la concentración mental. Las personas que tienen experiencia en la ejecución de la escritura automática la efectúan en cualquier lugar y sin apenas concentración, teniendo en ella una gran fluidez. Una vez empuñado el bolígrafo. con la punta del mismo apoyada sobre el cuaderno o papel que se utilice, en estado concentrativo pasivo. solamente nos quedará eperar con tranquilidad el día de su primera aparición gráfica.