Make your own free website on Tripod.com

Principal
Arriba
biografías
inventos
midis


magia


horoscopo

                

 

 

webmaster:
ofelia_trillo@hotmail.com



 

En unas misteriosas lagunas...

 

 

 

 

Las conocidas y famosas "Huaringas" son unas misteriosas lagunas que se encuentran a 1.900 metros de altitud en la sierra de Huancabamba y a 3.000 metros en la de Ayacaba. Alli se guarda en ambas el legado de los maestros curanderos y sacerdotes que alli se bañaban para purificarse. Como bien sabes amable visitante, en todas las religiones los sacerdotes han tenido siempre una constante "la purificacion" en sus diversas formas. Pues bien, en estos lugares aun se siguen conservando estas ancestrales costumbres.Ellos son los ultimos representantes de una teurgica sincretica que pervive y sobrevive bajo el disfraz de un mestizaje cultural e idiomatico que no puede dejar atras la vieja creencia del nexo entre la vida espiritual y la salud del cuerpo.Existe una extraña y misteriosa pocima dentro de este legado o patrimonio fitoterapeutico de los maestros curanderos del pasado. Es la llamada "Trichocereus Pachanoi" que es conocida como "San Pedro" y esta en un cactus. Se trata de una especie mescalina.El famoso "San Pedro" no tiene entre sus particularidades y cualidades ningun valor nutritivo, pero si cualidades diureticas y desinflamantes, lo que lo convierten en un buen remedio para las fiebres, ictericia y ardores de orina.Ademas el chaman o curandero utiliza alguna mas de sus propiedades derivadas de las reacciones que provoca (como de tipo psicodelico o alucinogenas) para poder establecer un diagnostico y curar la enfermedad correspondiente de la que se tiene que curar al paciente.Las cualidades de este cactus, nos vienen hoy en dia demostradas no solo de la cultura oral o de antiguas cronicas, sino reflejadas en bajorrelieves (uno en el Templo de Chavin de Huantar), y asi se nos muestra a un hombre de aspecto atigrado que lleva en sus manos el citado cactus, por lo que queda claro y es una fehaciente muestra del valor de la planta para los antiguos peruanos, los cuales la asociaban a los jaguares y seres mitologicos ya en los lejanos periodos del llamado "Horizonte Temprano" (1000-400 a.C.) y del "Intermedio Temprano" (400 a.C.-540 d.C.).Por otra parte, algunas ceramicas de la Cultura Mochica, que surgió en el norte en forma de una extraordinaria orfebreria, nos muestran motivos similares en los que se pueden reconocer algunos cactus sin espinas, los cuales se convierten en felinos de rostro humano.Tambien se tienen por parte del estudioso Larco Hoyle, una serie de ceramicas de la "Cultura Lambayeque" que nos llevan a los mismos datos y conclusiones, por lo que queda claro que los mochicas estaban fuertemente familiarizados con el uso "medicinal" del San Pedro.Este cactus era cultivado cerca y en las inmediaciones de las viviendas con el fin de que su proximidad a ellas fuera propicio para que el espiritu de la planta protegiera a los moradores de ellas. Y cuando llegaba el momento de la recoleccion, esta se celebraba preferentemente en plenilunio y de noche. Entonces se efectuaba un misterioso ritual acompañado de rezos y canticos destinados a pedir al poder que residia en la planta "El San Pedro" que asistiera y favoreciera al curandero o chaman para poder darle una "vision" para poder sanar a la victima de la enfermedad.Este ritual era muy misterioso y solo podian asistir a el los iniciados y nadie mas, ya que si no a parte de que podia revestir un -segun ellos- peligro para los profanos, no surtia efectos y no servia para nada.Se decia en tradiciones orales que cuando el ritual tenia efectos positivos y el curandero lograba "conectar" con el espiritu, la "vision" era la de un ser antropomorfo con rasgos felinos que instruia convenientemente al celebrante sobre los dominios de la enfermedad que se procuraba sanar.