Make your own free website on Tripod.com

Principal
Arriba
biografías
inventos
midis
magia
horoscopo

                

 

 

webmaster:
ofelia_trillo@hotmail.com



EL ORO PERDIDO DE LOS CONQUISTADORES


UNA EXPLOTACION ORGANIZADA


comboyes que se pierden


una fortuna bajo el mar


la elite de los buscadores de oro


la casa de contrataciob

 

 

flota española

bahia de vigo donde empezaron la busqueda de tesoros en naufragios

bahia de vigo 1871

la tempestad,joseph vernet.

Durante el siglo XVI, la explotación de las minas de oro del Nuevo Mundo permitió una afluencia considerable del metal precioso en Europa. Sin embargo, muchos galeones desaparecieron al atravesar el océano. Hoy en día, sus restos, sumergidos bajo el mar, continúan afimentando, los sueños de fortuna de muchos aventureros. Las perspectivas de descubrimiento son tanto más prometedoras, puesto que los galeo~ nes de los Reyes Católicos no viajaban en forrna aislada, sino, la mayoria de las veces, en convoyes. Esta organización incrementaba las pérdidas en caso de desastre marítimo y también brinda más oportunidades de éxito a los buscadores de tesoros de hoy.

  Una explotación organizada

  El motivo principal de las expediciones españolas hacia el Nuevo Mundo, empezando por la de Cristóbal Colón, es la búsqueda del metal precioso para llenar las arcas del estado. El descubrimiento de las extraordinarías riquezas de los reinos indios provoca entonces rápidamente (desde 1503) la creación de un organismo gubernamental, encar

gado (le reglamentar el trafico marítimo entre el  pueblo de  Cádiz y lo que en esa época se llarnaba las Indias Occidentales. Este organismo es la casa  de Contratación. Para luchar contra la inseguridad que reina en los mares, la Casa (le Contratación decide organizar Un convoy anual de galeones, llamado la plata flota (la flota de la plata, ya que ese ¡neta) constituye, en realidad, la mayor parte de los cargarrientos). La flota se preocupa de encaminar los productos de la metrópoli y de transportar las riquezas SUStraídas a los indios o extraídas de las minas explotadas en las colonias, En cuanto se anuncia la llegada de ¡os gilcones a Cartagena, sale de El Calljo, sobre la costa peruana M Pacífico. un convoy que Sube hacia el istmo de Pariarná para descargar allí sus valiosos cargamentos, que son luego transportados a lomo de mula hacia la costa M Atlántico. La flota de Tierra Firme se reúne con la (le Nueva España en La Habana, y el convoy reinicia su viaje para estar de vuelta a fines de año en Cádiz.

  Convoyes enteros se pierden

 El sistema de viajes en convoy se muestra eficaz para luchar contra los piratas, sin embargo, las pérdidas son aún mayores cuan(lo las tormentas tropicales j1canzan a toda tina flota. A SU panida de España, entre 30 y 40 galeones, naves mercantes y naves.lirmadas‑‑‑, constituyen la plata flota. Una decena de barcos más livianos, destinados al transporte del correo y de mercancías de escaso valor, acompaña a estos barcos. Durante el viaje, el convoy se somete a la velocidad del navío más lento y la menor avería en CUalquiera de los barcos retrasa al resto. Además, un error de apreciación del jefe del convoy, sobre todo en el mar del Caribe, puede tener consecuencias desastrosas, como ocurrió en 1641. Ese año, el general español a cargo (le la misión decide embarcar todo el oro y ¡a plata únicamente sobre dos galeones en mal estado, Uno de ellos se va a pique en la cuadra de Santo Domingo, después de haber escapado a un ciclón que ya había hundido a ocho naves de 11 misma expedición. M segundo prosigue su ruta,

pero se hunde al divisar las costas españolas...

Una fortuna bajo el mar

  A partir de la mitad del siglo XVI, cada flota sufre algunos desastres. El año 1567 ocurre tino (le ¡os peores. Un huracán se abate sobre el convoy a la cuadra de las Antillas: la mayoría de los galcones se hunden o encallan en las costas (le la isla d¿ la Dominica. Para colmo de males, esta isla que aún no ha sido colonizada es habitada por caníbales ¡y los sobrevivientes terminan por ser devorados! Los puertos construidos por los europeos sólo ofrecen tina protección precaria, ya que siete naves son destruidas por la tempestad en el llarinado Nombre de Dios, en el actual Pariarná, durante 1563 (otros cinco son luego despedazados en los arrecifes de] Golfo de Campeche), y quince en el puerto de Veracruz, en 1590. Cuando las maltratadas flotas terminan por volver a atravesar el Atlántico, el calvario aún no ha terminado... Así, dieciséis barcos se van a pique en las Azores en H91 y, en 1702, diecinueve galeones son atacados por una fuerza angloholandesa, por lo que sus tripulaciones intentin hundirlos en la bahía de Vigo (en Es~ paña), donde se refugian. Por fin, las naves separadas de su convoy a causa de una tempestad se convierten en fácil presa de los cor.sarios y piratas que las esperan cerca de las costas de España en la ruta (le regreso, Algunas son atacadas casi frente a Cádiz. Para los doce primeros años, la Casa lleva estadísticas: sobre 391 naves que parten, solo 209 vue)ven, por lo que las pérdidas alcanzan en el siglo XVI a más del 30%. Esta situación no mejora durante los años siguientes. Si se toma en consideración que los galcones sólo transportan piedras y metales preciosos, que tina parte de las pérdidas se debe a los piratas y corsarios y que algunos cargarnentos de navíos extraviados han podido ser recuperados, aún queda una hermosa fortuna durmiendo bajo las aguas. No obstante, no está perdida para todo el mundo. Así, jigunos busca(lores de tesoros han ganado varios millones (le dólares. Una suma para vivir sin problemas, incluso después de haber pagado los gastos de búsqueda extremadamente elevados y )os onerosos impuestos que existen en ciertos países.

La elite de los buscadores de oro

  Fundado en 1948 por el escritor Roberto Charroux, ya fallecido, el Club internacional de buscadores de tesoros permanece como algo exclusivo, dado el reducido número de miembros que sólo alcanza a 29. Se necesita haber descubierto un tesoro para poder ingresar al Club y por lo demás la cotización de ingreso asciende a 20.000 dólares. Se debe esperar que un integrante deje su puesto vacante y hay que tener recursos financieros para entrar. La búsqueda del tesoro es una actividad pesada, pero que puede resultar extremadamente lucrativa. Una campaña de búsqueda, sobre todo la submarina, requiere tiempo y material sofisticado. Los ricos aristócratas son algunos de los que se atreven. En 1991, Sir Robert Marv. un integrante del Club. Descubrió un galeón frente a las costas de Filipinas, cuyo cargamento se estima alcanza los veinte mil millones de dólares.

La Casa de Contratación

 

Fundada en Sevilla en 1503, la Casa de Contratación es un organismo autoritario que supervisa todos los movimientos de navíos entre España y América. En un principio, los barcos no tienen el derecho de viajar solos y deben agruparse por destinos. Para asegurar la compra de su cargamento, la Casa prohíbe a las nuevas colonias la fabricación de productos manufacturados, lo que crea una situación de dependencia total y fomenta el nacimiento de un contrabando de productos europeos dominado por los ingleses. Esta situación empeora aún más cuando la Casa decide autorizar el viaje de un solo convoy anual por razones de seguridad. Las consecuencias de esta medida no fueron las previstas: ¡los galeones, cuyo cargamento ha sido aumentado para responder a las necesidades de la metrópoli y de la colonia, llegan a ser, de hecho, vulnerables! La Casa se convierte rápidamente en una enorme máquina burocrática que emplea numerosos funcionarios. Esta no sólo se ocupa de la organización de los convoyes, sino también M reclutamiento de los colonos, así como de establecer y de recaudar los impuestos aduaneros y finalmente de actuar como tribunal de comercio. El "piloto mayor" es uno de los cargos más importantes de la jerarquía de la Casa. Este funcionario se encarga de formar pilotos de la "carrera de las Indias", de mejorar las cartas marítimas y guardarlas en un lugar seguro, al abrigo de las potencias extranjeras. El primer piloto no es otro que Américo Vespucio. Si la Casa de Contratación efectuó un trabajo considerable durante el inicio de la colonización española, también contribuyó ampliamente al subdesarrollo económico de las colonias de América.