Make your own free website on Tripod.com

Principal
Arriba
biografías
inventos
midis


magia


horoscopo

                

 

 

webmaster:
ofelia_trillo@hotmail.com



EXPLOSIÓN  DE  HIROSHIMA

 

La temperatura del Sol, diez mil grados de calor, se abatió súbitamente sobre la población civil de Hiroshima, al sur del Japón. La bomba atómica estalló a 600 metros del suelo. La onda expansiva desató vientos de 1.200 kilómetros por hora y cien mil personas murieron inmediatamente, calcinadas, mientras los edificios volaban en pedazos como si fueran de papel, en un radio de varios kilómetros cuadrados. Otros cientos de miles de personas quedaron horriblemente mutiladas y murieron más tarde en medio de un sufrimiento atroz. Fue el 6 de agosto, a las 9.17. Ese día y a esa hora, el experimento que se inició en -1942, cuando el físico italiano Erico Fermi logró controlar una reacción en cadena, y que luego el germano Robert Oppenheimer perfeccionó en los Estados Unidos, trasformándolo en el instrumento de muerte más atroz inventado por el hombre. El mundo cambió para siempre, y fue más inseguro y angustiante, porque había nacido la amenaza muy concreta de terminar con la humanidad entera en instantes. Había nacido la era atómica, un miedo nuevo, apocalíptico y desaforado. Aunque la rendición de Japón se firmó días después, cuando otra bomba devastadora aniquiló Nagasaki, la guerra ya había finalizado. Muchos, incluso en los Estados Unidos, encontraron éticamente deleznable la decisión del presidente norteamericano Harry Truman de usar ese poder terrorífico. El aseguró que lo hizo "por razones humanitarias, para evitar más muertes en una guerra que ya tuvo demasiadas". Muy pocos estuvieron de acuerdo.  
El avión se acercaba a la ciudad y nos restregamos los ojos en busca del punto de ataque . Cuando estábamos a 16 Km. el teniente Tom Ferebee de pronto dijo: ok ya vi el puente.-
Luego señalo hacia adelante donde el blanco pensado comenzaba a distinguirse. El oficial Dutch Van Kirk , mirando por sobre sus hombros agrego : no hay duda es nuestro puente. Mis ojos estaban fijos en hiroshima, que brillaba con las primeras luces del amanecer. En los edificios y en las casas había gente , pero desde la altura en que volábamos  era imposible distinguirlos. Para los hombres que piloteamos aviones los blancos son inanimados : edificios, puentes, puertos, exactamente 17 segundos después de las 9.14 de la mañana ,solo 60 segundos de la hora planeada. Ferebee movió la perilla y encendió la radio qu comenzó a sonar en nuestros auriculares. Un minuto antes del lanzamiento la radio se interrumpió  y escuchamos el sonido  neumático de las puertas  de la bóveda al abrirse .Ahora empezaba a caer  Little boy. Para mi ,que tenia a cargo los controles del avión, los 43 segundos que desde el lanzamiento  lanzamiento hasta la explosión pasaron con rapidez. Sin embargo que para otros en el avión ese tiempo se convirtió en una eternidad. El teniente Morís Jeppson, uno de los ingenieros ,contó los segundos mentalmente, pero con tanta ansiedad que pensó que la bomba había fallado.  Bob Caron en la cola del avión fue el único que presencio la explosión  y la formación del hongo atómico. Por un momento pensó que había quedado ciego. Si bien Caron nos había descripto el hongo atómico, el resto de la tripulación no estaba preparada para la increíble visión que tuvimos cuando giramos para regresar y debimos  cruzar la incendiada  y desbastada ciudad. HIroshima que tan claramente habíamos visto  en unos minutos antes iluminada por los primeros rayos del sol era ahora una mancha . Un sentimiento de horror nos invadió a todos .
"Mi Dios" lewis escribió como final de sus anotaciones de vuelo. Mientras veíamos el horror allí abajo ,todos entendimos que el mundo ya no seria igual. "creo que este es el final de la guerra" le dije a Bob Lewis. 

testimonio del coronel Paul .w.Tibbets piloto de avión  enola Gay B 29 y responsable del bombardeo a hiroshima. 

En el lugar donde cayo al bomba  allí donde había cadáveres y destrucción y tierra yema los japoneses construyeron la plaza de la Paz y un museo que recuerda al mundo que el apocalipsis fue realidad. Cada 6 de agosto recuerdan a las victimas inocentes del horror.
Han pasado casi 70 años de aquel fatídico dia de agosto ,pero todavía hoy cuando la destrucción y la muerte son una pesadilla lejana , aunque imborrable algunos efectos perduran , la hierba y las flores  no pueden crecer en la tierra de hiroshioma.



hirshima

hiroshima

aviadores del avion de la bomba

efectos de la bomba

consecuencias de la bomba

pocos edificios quedaron en pie

durante horas las victimas vagaron sin rumbo

victimas de la explosion

victimas de la explosion