Make your own free website on Tripod.com

Principal
Arriba
biografías
inventos
midis
magia
horoscopo

                

 

 

webmaster:
ofelia_trillo@hotmail.com



ATENTADO EN NEW YORK

IR A ATENTADO

       
como fue el ataque

escenas de terror en las calles de new york

antes y despues atentado atentado

atentado

hospital de san vicente

atentado

atentado atentado  

paso a paso

atentado

el pentagono antes y despues

atentado

atentado

atentado

explicacion de hecho

el dia despues

nace una leyenda

 

atentado atentado atentado atentado
lugar del atentado Bush

atentado

atenatado

atentado

Arafat

 

 

 

 

el dia despues

Tony bler VLADIMIR PÚTIN iSRAEL bush

ocupantes de torres gemelas

 
 

NACE UNA LEYENDA
por Rodrigo Fresan

Desde Barcelona

La cosa es así y, de tan increíble sólo puede resultar verdadera: ayer por la tarde, después de almorzar, yo estaba ordenando mi biblioteca con la televisión encendida a mi espaldas. CNN, una de las mejores músicas de fondo que hay: la Historia como ruido blanco. En la mano sostenía una pesada novela del escritor norteamericano Don DeLillo de título Underworld -traducida al español como Submundo, creoen cuya tapa aparecen las torres gemelas de] World Trade Center envueltas en una mortaja gris de niebla. Me preguntaba si tenía ganas de volver a leerla cuando el adagio CNN muto afortissimo y ahí estaba, también, el Worid Trade Center, y niebla y, no, era humo. Y fuego. No se entendía muy bien. Alguien aseguraba haber visto a un avión estrellarse contra una de las torres y todavía no le creían cuando un segundo avión se estrelló contra otra de las torres. Después las dos torres -esas torres a las que yo había subido por primera vez coincidiendo con el estreno de aquella horrible remake de King Kong- se vinieron abajo. En minutos. Y ya no había nada ahí. Y de golpe, la tapa de esa novela milenarista de Don DeLillo -un escritor especialista en hacer buena ficción con las malas acciones del terrorismo, ya que estamos- se había convertido en una foto definitivamente antigua. Una foto de un pasado inmediato y, sin embargo, remoto. Lo mismo le ocurría al logo de la película de Woody Allen titulado Manhattan y a miles y miles de posters y postales y remeras. Paradoja: todavía nos podemos sacar fotos junto a la milenaria pirámide de Keops
pero a menos de treinta años de su inauguración, el World Trade Center ha adquirido la resonancia mítica y fantasmal de la Biblioteca de
Alejandria o el Coloso de Rodas o cualquiera de esas maravillas de un
mundo -entonces y ahora- poblado por personas con ganas de hacer volar lo maravilloso por los aires.
Nace una leyenda. El perfil de Nueva York ha sido ahora alterado por la desaparición del World Trade Center del mismo modo en que el World Trade Center alteró en su momento el perfil de Nueva York. Y para todo aquel que haya estado en Nueva York, la muerte del World Trade Center -sí, los edificios también se mueren- es como si le hubieran alterado el propio perfil a lo bestia. Uno se reconoce en esa ciudad porque esa ciudad es el espejo de todos. No me toquen mi perfil, no me toquen la patria donde no nací pero donde me gustaría morir muy viejo y durmiendo.
A diferencia de lo que ocurre con otras monu mentalidades urbanas, me consta que los neoyorquinos querían al Word Trade Center y que no les importaba que, desde su construc cion n, hubieran aparecido edificios guno más altos: nin era más alto que las dos torres juntas, ando sonreían guiñando un ojo. Ahora lo que queda es revisitar -el momento de la caída una y otra contados instantes en la vida en que sentimos cómo la órbita de la Historia Universal intercepta la órbita de nuestra historia privada. Yo estuve alli í, yo subí en esos ascensores 110 pisos, yo me asomé al borde de esa terraza. El viento erafuerte pero era uno de esos vientos buenos, un viento limpio que te limpiaba. Te parabas ahí arriba y te sentías un poco conquistador, un poco conquistado y el mundo entero se extendía hasta donde alcanzaba la fuerza M ojo y las ganas de ver y parecía que nada malo podía ocurrirte porque habías llegado muy alto, casi a un cielo sin infierno. Ahí arriba eras invulnerable. Pero no.

Sí, yo estuve ahí arriba.

Y cuando se lo cuente a mis hijos que todavía no nacieron, seguro, no van a creerme una sola palabra, y la última oración de Underworld -novela de Don Delillo con dos edificios que ahora los ves ahora no los ves en la tapa- tiene una sola palabra y esa palabra es Peace.