Make your own free website on Tripod.com

Principal
Arriba
biografías
inventos
midis
magia
horoscopo

                

 

 

webmaster:
ofelia_trillo@hotmail.com



ATENTADO EN NEW YORK

 

 

LOS HOSPITALES DE
NEW YORK

ESTADOS UNIDOS BAJO EL FUEGO

REACCIONES AL ATAQUE CONTRA EEUU
Los líderes mundiales, 'horrorizados' y alerta
DOS VUELOS DE PASAJEROS SECUESTRADOS SE ESTRELLAN EN MANHATTAN
AVIONES ESTRELLADOS EN MANHATTAN Y WASHINGTON ESTADOS UNIDOS, PARALIZADO | DOS ATAQUES MAS
 
TERRORISMO ISLAMICO TEMOR A NUEVOS ATENTADOS
 
Ataque a las 'convicciones de Estados Unidos y del poder estadounidense' NUEVA YORK, COLAPASADA POR EL PANICO ALERTA MAXIMA EN EEUU ATAQUE A LAS TORRES GEMELAS
 

Ataque a las 'convicciones de Estados Unidos y del poder estadounidense'

MADRID.- El Pentágono, "símbolo de las convicciones de Estados Unidos y del poder estadounidense", en palabras del secretario de Estado Colin Powell, fue ayer una de las víctimas de la oleada de ataques terroristas contra EEUU, que causó el derrumbe de una parte de su edificación.
La sede del cuartel general de las Fuerzas Armadas estadounidenses se terminó de construir el 15 de enero de 1943, después de 16 meses de obras, hechas deprisa y corriendo, en plena Segunda Guerra Mundial. "El Pentágono ha aguantado el paso del tiempo, ha aguantado guerras, innumerables crisis y las tormentas de los políticos", recordó Colin Powell, entonces jefe de la Junta de Estado Mayor, con motivo de la celebración, en mayo de 1993, del cincuenta aniversario de la construcción del edificio. "La Torre Eiffel -añadió Powell- puede ser más impresionante, Taj Majal más exótico, las pirámides más misteriosas y la Basílica de San Pedro más sublime, pero el Pentágono ha permanecido aquí, a orillas del Potomac, medio siglo como símbolo de las convicciones de Estados Unidos y del poder estadounidense". En el Pentágono trabajan actualmente unas 23.000 personas, entre civiles y militares, y pasa por ser el mayor edificio de oficinas del mundo, con una extensión de 12 hectáreas y un perímetro de kilómetro y medio. Los cinco lados del vetusto edificio de piedra dan nombre desde 1943 a la sede del Departamento de Defensa de Estados Unidos, que en 1941 mandó construir a orillas del río Potomac el presidente Franklin Roosevelt. El proyecto de construcción se remonta, sin embargo, a principios de siglo, y sólo el comienzo de la segunda gran guerra y el ataque japonés a Pearl Harbour, en diciembre de 1941, aceleraron su finalización. El edificio costó entonces 87 millones de dólares y la consigna del entonces presidente, Franklin Delano Roosevelt, fue que la austeridad debía ser absoluta para reducir los gastos y dedicarlos al esfuerzo de la guerra. Los pasillos tienen una longitud total de 28 kilómetros y el espacio de sus cinco plantas equivale a 600.000 metros cuadrados. Aunque en su interior hay 'bunkers' de hormigón y sistemas de seguridad, la sofisticación no es la nota dominante en un edificio añejo e incómodo que ha visto pasar a los héroes militares estadounidenses de los últimos 50 años. Los generales de cinco estrellas Dwight Eisenhower, George Marshal y Omar Bradley, héroes de la Segunda Guerra Mundial, tuvieron sus despachos en su interior, y desde la sala de guerra de la Junta de Jefes de Estado Mayor se siguieron los conflictos de Corea, Vietnam, las invasiones de Granada o Panamá o la más reciente contra Irak. La desaparición de la URSS, del comunismo y la guerra fría marcaron muchos años del devenir en el interior de este edificio. Horas antes del ataque al edificio, el jefe del Pentágono, Donald Rumsfeld, anunció un proyecto para reducir personal y procedimientos, dados los problemas de la Casa Blanca para conseguir un fuerte aumento del presupuesto militar. Actualmente el presupuesto anual del Pentágono es de 300.000 millones de dólares.

NUEVA YORK, COLAPASADA POR EL PANICO
'Deberíamos ir a la guerra por esto pero, ¿contra quién?'

La gente hace cola en los supermercados para abastecerse de agua y alimentos

DALE FUCHS

MADRID.- ¿Qué tipo de seguridad tenemos en este país? ¿Cómo el Pentágono no ha sido capaz de prever un ataque como este? ¿Cuántos aviones más habrán secuestrado? Jackie Natter, con despacho en la calle 34 de Nueva York, nos lanza un tropel de preguntas sin respuesta a través del hilo telefónico apenas dos horas después de la primera explosión. “Deberíamos ir a la guerra por esto, pero ¿contra quién?”
La angustia de Kathy White, especialista en marketing de 35 años, fue doble. Desde su despacho de la calle 50 escuchó las explosiones y vio la columna de humo. Justo unos minutos después, su novio tenía prevista una entrevista de trabajo en las Torres Gemelas. “No recuperé parte de la tranquilidad hasta que me confirmó que estaba a salvo. Justo después recibí un e-mail de mi jefe: `Si estas en el edificio, abandónalo y vete a casa´”. Para Jim la situación no fue menos angustiosa. Su marido, que trabajaba en las torres, la llamó para avisarla de que había sido evacuado. Pero ella estaba pensando también en sus antiguos compañeros de oficina: estaba situada en la planta setenta de una de las torres. “Aún recuerdo el miedo que pasamos en el anterior atentado, ahora no sé nada de ellos”. Los supermercados están llenos de gente buscando agua y alimentos, lo más angustioso es no poder salir de la ciudad, los puentes y los túneles están cortados”, Beth Posner, bibliotecaria de 36 años, nos transmitía su angustia. “Mi oficina está en el Empire State Building y hoy no hemos ido a trabajar, está cerrado, puede ser otro objetivo terrorista”.

ALERTA MAXIMA EN EEUU
El pánico y el terror se apoderan de la ciudad más frenética del mundo
Las Torres Gemelas de Nueva York se derrumban tras un ataque terrorista - Los terroristas estrellan dos aviones contra ellas y provocan una explosión en el Pentágono de Washington - Estados Unidos en alerta máxima

PALOMA DIAZ | AGENCIAS

MADRID.- Lo que ha pasado en Mannhattan supera la ciencia ficción. Pero es real. Claramente, el objetivo de los autores de este acontecimiento histórico era atentar contra los símbolos del país más poderoso del mundo. Primero, han echado abajo las Torres Gemelas de Manhattan en plena hora punta de la ciudad más frenética del globo. Después, el Pentágono de Washington. Miles de personas buscaban refugio en las calles de Manhattan y de Washington. Los hospitales están colapsados. Se desconoce el número de muertos, pero el alcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani, se ha lamentado: "La cifra de víctimas será más de la que nosotros podremos soportar", dijo Giuliani. Los testigos consultados por elmundo.es afirman que todo lo que podemos imaginar es poco.
Poco antes de las nueve de la mañana, cuando Manhattan hervía de actividad laboral, bursátil y turística, un avión se ha estrellado directamente contra una de las Torres Gemelas, el World Trade Center de Nueva York. La ha atravesado literalmente a la altura del piso 80. En ese momento, miles de personas se encontraban en su interior. Era, de las dos torres, la que permitía el acceso turístico a la cumbre: el piso 110, que tiene una terraza al aire libre. El observatorio se encuentra en el piso 107. Aunque el presidente Bush lo confirmó, era evidente que se trataba de un atentado. El tráfico aéreo no está permitido en Manhattan dada la cantidad de rascacielos que hay. Dieciocho minutos después, cuando los terroristas debían estar seguros de que las cámaras de televisión ya estarían emitiendo en directo a medio mundo, un segundo avión se estrellaba contra la otra torre, esta vez, tocando sólo uno de los flancos. Los estadounidenses han presenciado el ataque contra uno de los símbolos de su país y de la ciudad que se ha erigido en capital del mundo, Nueva York. Al cabo de una hora, en torno a las 10 de la mañana (hora local), cayó la segunda torre. Media hora después, a las 10.30, se derrumbó la otra, la que sufrió el primer ataque. Es como si el autor de todo este ataque contra el país más poderoso del mundo estuviera jugando al ajedrez. Las Torres Gemelas acogen cada día a 55.000 trabajadores y reciben unos 150.000 visitantes. Subir a su cima, en el piso 110, es una de las mayores atracciones turísticas de Nueva York. En el momento de la tragedia aún no se había abierto la terraza de la última planta.

El pánico

Las cámaras sólo enfocaban la cima de las Torres, una de las construcciones más altas del mundo. Pero imagínense a miles de personas presas de pánico corriendo hacia la parte alta de Manhattan. Cientos de personas saliendo despavoridas de las Twin Towers y otras tantas muertas, aunque aún se desconoce el número de víctimas. Según la CNN, los conductores que circulaban por el corazón de Manhattan han "saltado" de sus coches para ayudar a la gente aterrorizada. "Hubo gente que se lanzó al vacío desde el World Trade Center (las Torres Gemelas). Fue una situación horrible, horrible", dijo el alcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani. Algunos empleados que se encontraban trabajando en las Torres Gemelas dijeron sentir una "enorme explosión" y cómo el edificio entero comenzó a temblar, tras lo cual salieron corriendo escaleras abajo para evacuar el edificio. Afuera, "había gente llorando, gritando, corriendo, ya fueran policías, particulares o bomberos. Todos", exclamó un testigo. "Parecía una zona de guerra. Había numerosos heridos" por el suelo, afirmó otro. Las autoridades de Nueva York movilizaron a sus 44.000 policías, y más de 14.000 bomberos de Manhattan y de zonas aledañas se desplazaron al corazón de la gran manzana para tratar de poner orden al inmenso caos en que se sumió la ciudad en cuestión de minutos. Bomberos, policía y personal sanitario tratan de hacer lo que puede en una ciudad tomada por el pánico.

La isla aislada

La isla de Manhattan ha sido aislada: todos sus accesos por puentes y túneles han sido cortados. Tampoco funciona la mayoría de las comunicaciones. No funciona el metro. No se puede acceder a Internet en toda la ciudad. Los teléfonos móviles no sirven para nada al haberse destruido la mayoría de las antenas de telefonía celular alzadas en la cima de las Torres. El suministro de agua y luz está cortado en casi toda la isla.

Evacuación de heridos

Rudolph Giuliani, el alcalde de Nueva York, recomienda a la población no salir de sus casas. La prioridad máxima de Giuliani es "evacuar la parte baja de Manhattan", donde se encuentran las Torres. Las autoridades están tratando de sacar a la población en medio del caos inevitable. Primero están saliendo los heridos para ser alojados en los hospitales de los alrededores. Las miles de víctimas, trasladadas en primera instancia a un parque cercano, han sido marcadas con etiquetas de triage:

Negro: muerto o agonizante: no tocar.
Rojo: muy grave. Evacución prioritaria en ambulancia.
Amarillo: herido grave
Verde: prácticamente ileso: pueden ser trasladados en coches o furgonetas. "Centenares de personas tienen quemaduras de la cabeza a los pies", declaró el doctor Steven Stern del hospital St. Vincent, situado en Greenwich Village, cerca de la zona siniestrada. En el hospita St. Vincents, en la zona conocida como bajo Manhattan, 209 personas habían sido admitidas hasta cerca de las 14.00 hora local (20.00 hora española) y tres habían muerto allí. Otras 18 estaban en condiciones críticas, dijo Mark Ackermann, jefe de los servicios empresariales del hospital. El hospital Bellevue había recibido 125 víctimas, de las cuales entre 30 y 40 tenían heridas graves, incluidas fracturas, hemorragias internas y quemaduras. Dos de las víctimas ya habían muerto cuando llegaron al centro médico, dijeron funcionarios del hospital.

Testigos

Carlos Galtier, un español que estaba trabajando en un edificio situado a unos cuatro kilómetros de las Torres Gemelas, ha sido testigo ocular de la explosión sobre las 14.50 (hora española) se ha extrañado al escuchar el ruido de un avión que volaba bajo. En su opinión, "era un avión de pasajeros bastante grande, que iba haciendo pequeños giros y apuntaba hacia la torre. A la altura del piso 70, a unos 300 metros del suelo". Galtier señaló que "el segundo avión volaba un poco más bajo, probablemente a la altura del piso 60 y apareció por la otra dirección". Christian Martínez Roisles, un ciudadano español, ha observado cómo un avión chocaba contra la torre sur y empezaban a caer cascotes. "Al principio, la gente en la calle pensaba que había sido un accidente, pero al colisionar el otro avión, nos dimos cuenta de que era un atentado terrorista". "La gente intenta salir de Estados Unidos ya que esperan cualquier otro ataque. Se habla de que puede haber otro avión", dice Martínez en un claro reflejo de la situación de impotencia que viven los estadounidenses. Este español ha acudido a la Embajada en Nueva York para pedir su salida del país, pero ha recibido una negativa por el momento.

Ni en el cine

Lo que ha pasado en Mannhattan supera la ciencia ficción. Ni 'El coloso en llamas', ni 'Armageddon' ni 'Independence' Day ni 'Godzilla' han provocado sensaciones tan escalofriantes como las vistas ayer a través de la cadena CNN. Los autores de esta catástrofe de trascendencia mundial sobrepasan con creces los perfiles de los psicópatas que quieren adueñarse del mundo en las películas. Nadie podía imaginarse que algo así ocurriera de verdad después de verlo tantísimas veces ‘de mentira’ en el cine. Pero ha pasado y es real. El pasado mes de julio, las Torres fueron privatizadas. El World Trade Center, patrimonio público administrado por la autoridad portuaria de Nueva York y Nueva Jersey fue vendido más de 3.000 millones de dólares (unos 540.000 millones de pesetas) a las empresas Silverstein Properties y Westfield America.
ATAQUE A LAS TORRES GEMELAS
El World Trade Center sufrió otro atentado el 26 de febrero de 1993 con resultado de seis muertes

EUROPA PRESS

NUEVA YORK.- El World Trade Center de Nueva York, que según el presidente estadounidense George W. Bush, fue ayer blanco de un "aparente ataque terrorista", sufrió otro atentado el 26 de febrero de 1993.
En aquella ocasión, el objetivo fue una de las torres gemelas falleciendo seis personas y resultando heridas otras 1.000. La explosión, llevada a cabo con una bomba cargada con 600 kilos de dinamita oculta en una rampa de acceso al aparcamiento subterráneo, provocó un cráter de unos 30 metros de diámetro y unos 60 de profundidad, desatando un incendio. También destruyó los seis niveles de subsuelo de los dos rascacielos más altos de Nueva York. Poco después se derrumbó el techo de la estación de trenes que cubren el trayecto entre Nueva York y el vecino estado de Nueva Jersey, provocando pánico y desolación: desfile de camillas y ambulancias, niños bloqueados en ascensores invadidos por el humo, decenas de helicópteros posándose en los techos de las torres para evacuar a la gente enloquecida, prisionera en sus oficinas, algunas de los cuales rompían las ventanas para poder respirar. Ese día, unas 55.000 personas estaban en la torre sur en el momento del atentado. Rápidamente, las investigaciones se dirigieron hacia los medios islámicos y el FBI identificó a los culpables. En mayo de 1994 cuatro activistas islámicos integristas fueron condenados a un total de 240 años de cárcel por ese atentado, que luego fue imputado a la red terrorista que dirigía el jeque Omar Abdel Rahman, guía espiritual de una organización clandestina integrista egipcia. El 1 de octubre de 1995, al cabo de un juicio de nueve meses, el líder espiritual de la Jamaa Islamiya, fue hallado culpable de la mayor conspiración territorista en la historia de Estados Unidos, por la cual, desde enero de 1996 cumple una pena a cadena perpetua. En enero de 1998, otro activista islámico, Ramzi Yussef, fue hallado culpable de haber organizado el atentado, y condenado también a cadena perpetua.

AVIONES ESTRELLADOS EN MANHATTAN Y WASHINGTON
 

EEUU ha vivido el peor ataque de su historia desde el bombardeo de Pearl Harbour, en diciembre de 1941. Las primeras estimaciones de las instituciones y los medios de comunicación estadounidenses cifran en miles los muertos del mayor ataque terrorista sufrido por este país a lo largo de su historia. Cuatro aviones de pasajeros fueron secuestrados y estrellados contra los símbolos del poder económico y político del país más poderoso del mundo: dos contra las Torres Gemelas de Manhattan, el corazón de Nueva York, y otro contra el Pentágono de Washington, la sede de las Fuerzas armadas. Un tercero fue estrellado en Pensilvania. Manhattan ha dicho adiós a su símbolo más internacional, las dos Torres Gemelas del World Trade Center. Este atentado múltiple ha sido tan inimaginable como sus consecuencias, aún no determinadas. El presidente estadounidense, George W. Bush, ha sido contundente en su primera comparecencia tras los ataques: 'Cazaremos y castigaremos a los responsables'. El presidente, de nuevo en Washington tras refugiarse unas horas en Nebraska, volverá a dirigirse a la nación a las 02.30 de la madrugada (hora peninsular española).
 

DOS VUELOS DE PASAJEROS SECUESTRADOS SE ESTRELLAN EN MANHATTAN
 

Las dos Torres Gemelas de Nueva York han quedado destruidas después de que dos aviones de pasajeros secuestrados se estrellaran contra cada una de ellas. Como consecuencia del ataque, ambas se han desplomado. Otros dos aparatos se han estrellado contra objetivos estadounidenses, uno contra el Pentágono, en Washington, y otro en Pensilvania. Viajaban en todos ellos un total de 266 personas, que han muerto tras estrellarse. Horas después, el edificio 7 del World Trade Center, cercano a las Torres Gemelas, se desplomaba también, pasto de las llamas. Según el presidente Bush, se trata del mayor ataque terrorista perpetrado en suelo estadounidense. Según el alcalde de Nueva York, Rudolfh Giuliani, al menos 600 personas se encuentran ingresadas en los hospitales de Nueva York. El alcalde ha asegurado también que hay otros 1.500 heridos en estado crítico, a los que ha calificado de 'muertos vivientes'. Fuentes cercanas al Gobierno comienzan a situar en 10.000 el número de víctimas mortales.
 

ESTADOS UNIDOS, PARALIZADO | DOS ATAQUES MAS

El Pentágono de Washington también se ha derrumbado. Un avión secuestrado, con 58 pasajeros a bordo y seis tripulantes, se ha estrellado cerca de las instalaciones de esta sede de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos y ha causado un número de muertos aún sin determinar. Otro se ha estrellado en Sommerset (Pennsilvania), con 38 pasajeros y siete tripulantes a bordo. Según últimos datos, los hospitales de Washington han recibido a unas 100 personas entre muertos y heridos.

TERRORISMO ISLAMICO
Bin Laden, primer sospechoso
El disidente saudí Osama Bin Laden, uno de los 10 terroristas más buscados por Estados Unidos, advirtió hace tres semanas que sus seguidores llevarían a cabo un ataque sin precedentes contra los intereses de Estados Unidos por su apoyo a Israel, ha informado un periodista que contactó con el terrorista.

TEMOR A NUEVOS ATENTADOS

La Policía Nacional y la Guardia Civil han extremado las medidas de seguridad en todos los aeropuertos nacionales, así como en numerosos edificios oficiales, labores que se realizan en coordinación con efectivos de las policías locales. La vigilancia en torno a la Embajada de EEUU en España ha sido reforzada. La Oficina de Información Diplomática ha puesto a disposición de los ciudadanos que tienen parientes en Estados Unidos cuatro números de teléfono de información:

ATENTADOS EN EEUU
Los hospitales de Nueva York  se colapsan por las víctimas del  atentado; las autoridades piden  voluntarios para donar sangre

«Estamos en cierto estado de ansiedad y confusión, pero gracias a Dios toda la familia está a salvo. Nos han pedido a los médicos que continuemos en nuestro trabajo, que donemos sangre, que preparemos nuestras salas de cirugía… y nuestro tanatorio», dice el oncólogo español Carlos Cordón-Cardó, que trabaja en el centro de Nueva York, en el Memorial Sloan Kettering Cancer Center.

DOS VUELOS DE PASAJEROS SECUESTRADOS SE ESTRELLAN EN MANHATTAN
Las Torres Gemelas se derrumban tras el impacto de dos aviones

JULIO A. PARRADO/

NUEVA YORK | MADRID.- Las dos Torres Gemelas de Nueva York han quedado destruidas después de que dos aviones de pasajeros secuestrados se estrellaran contra cada una de ellas. Como consecuencia del ataque, ambas se han desplomado. Otros dos aparatos se han estrellado contra objetivos estadounidenses, uno contra el Pentágono, en Washington, y otro en Pensilvania. Viajaban en todos ellos un total de 266 personas, que han muerto tras estrellarse. Horas después, el edificio 7 del World Trade Center, cercano a las Torres Gemelas, se desplomaba también, pasto de las llamas. Según el presidente Bush, se trata del mayor ataque terrorista perpetrado en suelo estadounidense. Según el alcalde de Nueva York, Rudolfh Giuliani, al menos 600 personas se encuentran ingresadas en los hospitales de Nueva York. El alcalde ha asegurado también que hay otros 1.500 heridos en estado crítico, a los que ha calificado de 'muertos vivientes'. Fuentes cercanas al Gobierno comienzan a situar en 10.000 el número de víctimas mortales.
Los heridos están siendo atendidos por 170 hospitales, situados algunos incluso a 50 kilómetros de Nueva York. El alcalde señaló que unas 1.500 personas han sido evacuadas en 'ferry' hacia la isla de Staten Island, al sur de Manhattan. El alcalde también explicó que el saldo de muertos por los atentados contra las torres gemelas del World Trade Center puede que no se conozca hasta hoy, pero será "más de lo que cualquiera de nosotros es capaz de soportar".

Alerta máxima

El Ejército ha clausurado todos los aeropuertos de Estados Unidos, se han cancelado todos los vuelos comerciales y los que tenían previsto llegar al país estaban siendo derivados a Canadá, hasta que este país también ha cerrado sus aeródromos. Esta es la primera vez en la historia de Estados Unidos que el Ejército adopta esta medida. Momentos antes del choque del primer avión contra la primera de las torres, el piloto del aparato ha establecido contacto con la torre de control del Aeropuerto de Nueva York, sin que mencionara ninguna anomalía. La azafata estadounidense Barbara Olson pudo ponerse en contacto con su marido en dos ocasiones cuando el avión en el que viajaba fue secuestrado por varios personas, indicándole que todo el pasaje, incluidos los pilotos, habían sido obligados a colocarse al final del aparato. Aunque se desconoce por el momento en cuál de los cuatro aviones secuestrados se encontraba Olson, ésta pudo indicar que había más de un secuestrador y que llevaban cuchillos y objetos cortantes con los que les obligaron a dirigirse a los últimos asientos del avión.

Más de 150 pasajeros muertos

Los aviones que se han estrellado contra las Torres Gemelas eran un aparato de la compañía American Airlines (contra la torre norte) y otro de United Airlines (contra la torre sur). Los dos aparatos eran modelos Boeing 757. Uno era el vuelo 11 de American, que cubría la ruta Boston-Los Angeles, con 81 pasajeros y 11 tripulantes a bordo. El otro aparato perdido pertenece al vuelo 175 de United Airlines que cubría el recorrido Boston-Los Angeles con 56 pasajeros y nueve miembros de tripulación. Según informa la cadena de televisión Fox, la Autoridad Federal de la Aviación había multado recientemente con 100.000 dólares a American Airlines por el escaso control de sus pasajeros en seis vuelos, todos ellos procedentes de Boston. .Además, American Airlines ha perdido otro avión estrellado contra el Pentágono, en Washington, el vuelo 77 de Washington a San Francisco con 58 pasajeros a bordo y seis tripulantes. Y de United era el aparato que se ha estrellado en Pennsylvania, el vuelo 93 de Nueva Jersey a San Francisco con 38 pasajeros a bordo y siete tripulantes.

Todos pendientes de Bush

El presidente Bush, que se encontraba en el estado de Florida en el momento de los ataques, despegó en el avión presidencial, el Air Force One, rumbo a Washington DC, si bien, tras una comparecencia en un lugar no identificado, en la que ha prometido que 'cazará' a los responsables, ha sido trasladado junto a su familia a un lugar seguro en Nebraska. El Air Force One es la única aeronave con permiso para volar en Estados Unidos en los estados de emergencia terrorista. El secretario de Estado, Colin Powell, también vuela a Estados Unidos desde Perú. La ciudad de Nueva York se encuentra paralizada, el pánico cunde en las calles y los hospitales están colapsados. Miles de personas corren hacia la parte alta de Manhattan. .Nada más registrarse la primera explosión, cientos de personas han salido de la torre dañada. Habitualmente, trabajan más de 50.000 personas en las Torres Gemelas -en ellas se encuentran oficinas de 200 empresas de 24 países- y cada día las visitan alrededor de 1.000 turistas. Entre las 7.30 horas y las 9.00 horas se produce la mayor afluencia de personas a las torres. Según estas cifras, la cadena estadounidense CNN calcula que puede haber unas 25.000 víctimas. Tras el derrumbe de la torre sur, la primera en caer, toda la ciudad se ha visto oscurecida por un espeso humo. Los túneles y los puentes que unen Manhattan con Nueva York han sido cerrados y la isla está en un auténtico estado de caos.

Sucesión de los hechos

A las 8.45 (14.45 hora española) se registró la primera explosión, a unos 20 metros de la última planta de una de las dos torres, que alcanzaban los 415 metros de altura. Un avión impactaba contra una de las torres gemelas. A esa hora, el mirador del World Trade Center aún no estaba abierto al público. Dieciocho minutos después se registraba otra explosión en la otra torre, a un nivel más bajo, aproximadamente en la planta 30 de las 110 con las que contaba el edificio. Se trataba del vuelo de American Airlines, secuestrado en el aeropuerto de Boston, que tenía programado volar a Los Angeles. El primero de los aviones que se ha estrellado era un aparato de United Airlines. La emisora de televisón de Emiratos Arabes Unidos ha emitido un comunicado, según el cual la organización palestina DFLP se atribuye la autoría del atentado. Inmediatamente, un representante de este grupo ha negado esta información. En el momento del atentado, el presidente estadounidense se encontraba visitando una escuela de niños en Florida. Los técnicos han procedido a revisar el avión presidencial, el Air Force One. Un piloto español ha explicado que no hace falta grandes cononocimientos para pilotar ese avión en Estados Unidos. El aparato, en su opinión, ha tenido que realizar un viraje -según han confirmado también testigos- para colisionar contra la torre, puesto que la trayectoria que llevaba no iba directamente hacia el edificio. Según su criterio, para pilotar este tipo de aviones (un 767 y un 757) hay dos modalidades: manual y automática. En caso de que el tripulante del avión hubiera optado por el modo automático, el piloto tendría que haber recibido instrucciones durante un mes en un simulador. Sin embargo, según ha relatado, para pilotar en modo manual, se necesitan más conocimientos.

ESTADOS UNIDOS BAJO EL FUEGO
Los ataques, minuto a minuto

La ciudad de Nueva York, Washington y otros puntos de EEUU han amanecido entre ataques terroristas. Esta es la cronología de una mañana negra para la historia del país.

08.45 (14.45 horas en España). Un avión se estrella contra la torre Norte del World Trade Center, uno de los efidicios más emblemáticos de Nueva York, a la altura del piso 80. La torre empieza a arder. Aunque no está confirmado, este aeroplano podría ser el vuelo 11 de la compañía American Airlines, que realizaba el trayecto Boston- Los Angeles, con 81 pasajeros y 11 miembros de la tripulación a bordo.

09.03 (15.03 horas en España). Bajo la mirada de las cámaras de televisión, un avión comercial se estrella contra la segunda de las Torres Gemelas, aproximadamente a la altura del piso 40. La torre también estalla en llamas. Aunque tampoco está confirmado, este podría ser el vuelo 175 de United Airlines, que viajaba de Boston a Los Angeles con 56 pasajeros y 7 miembros de tripulación.

09.17 (15.17 horas en España). El gobierno estadounidense cierra todos los aeropuertos del país, así como las fronteras.

09.30 (15.30 horas en España). El presidente de EEUU, George Buh, comparece ante los medios de comunicación. Compungido, asegura que se trata de “un ataque terrorista” y que “perseguirá a los autores”. Después de guardar unos minutos de silencio, muestra su apoyo a las víctimas y pide que “Dios bendiga a las víctimas, sus familiares y a América”.

09.45 (15.45 horas en España). Un tercer avión se estrella contra el edificio del Pentágono, en Virginia. Al parecer, se trata del vuelo 77 de American Airlines, un Boeing 757 que realizaba el trayecto del aeropuerto Dulles en Washington a Los Angeles, con 58 pasajeros a bordo y 6 tripulantes. Los 24.000 trabajadores han sido evacuados sanos y salvos.

10.00 (16.00 horas en España). La Torre Sur del World Trade Center se desploma.

10.05 (16.05 horas en España). La Casa Blanca es evacuada, al recibir los servicios de seguridad un código de “amenaza creíble”.

10.10 (16.10 horas en España). Gran parte de las instalaciones del Pentágono se derrumban.

10.22 (16.22 horas en España). Un coche bomba estalla a las puertas del edificio del Departamento de Estado, que también empieza a arder.

10.25 (16.25 horas en España). La FAA decide desviar todos los vuelos internacionales a Canadá.

10.29 (16.29 horas en España). La otra de las torres, la norte, también se desploma por completo.

10.48 (16.48 horas en España). Otro avión, de United Airlines, el cuarto, se estrella en Sommerset, cerca de Pittsburg. Se trata del vuelo 93 de United Airlines, que viajaba de Newark, New Jersey, a San Francisco

11.00 (17.00 horas en España). Todos los edificios federales del país han sido evacuados, mientras el alcalde de Nueva York pide a la población “calma”, que no salgan de sus casas y que se dirijan a la parte norte de Manhattan.

11.59 (17.59 horas en España). Otro avión de se estrella en las proximidades de Camp David (Virginia).

REACCIONES AL ATAQUE CONTRA EEUU
Los líderes mundiales, 'horrorizados' y alerta

MADRID.- Los líderes mundiales se han expresado 'horrorizados' por los atentados contra Estados Unidos, a la vez que han puesto en alerta a sus embajadas y han ofrecido la ayuda necesaria a Estados Unidos. Los consejos de gobierno y de seguridad de medio mundo se encuentran reunidos ante este ataque sin precedentes a Estados Unidos, del que aún se desconocen sus verdaderas repercusiones.

El presidente de EEUU, George W. Bush, ha anunciado que se están tomando todas las medidas para proteger a la población estadounidense. Además, ha aseverado que "la libertad ha sido atacada, la libertad será protegida". Asimismo, ha anunciado que EEUU encontrará y castigará a los responsables del ataque. El secretario de Estado estadounidense, Collin Powell, ha afirmado en Lima ante la Organización de Estados Americanos que los atentados terroristas ocurridos en su país "no podrán destruir la democracia ni a la sociedad estadounidense".

El secretario general de la OTAN, George Robertson, ha condenado, en un comunicado, los atentados registrados en Estados Unidos y ha apelado a la comunidad internacional y a los miembros de la Alianza a "hacer frente común para combatir la oleada de terrorismo". "Estos actos bárbaros son una agresión intolerable contra la democracia y subrayan la necesidad de que la comunidad internacional y los miembros de la Alianza unan sus fuerzas para combatir la oleada de terrorismo", señala el texto.

Asimismo, Robertson ha ordenado el desalojo de la sede de la OTAN y ha pedido al "personal no esencial" que no acuda hoy a su centro de trabajo en Bruselas. El ex comandante en Jefe de las Fuerzas de la OTAN, el general Wesley Clark, ha alertado a la población sobre el riesgo de nuevos ataques ante el caos que impera en las principales ciudades de Estados Unidos. “Seguramente se producirán más porque no hay manera de saber qué está pasando” ahora mismo en el país y “hay que estar preparados para lo que sea”. Tres horas más tarde del inicio de la acción terrorista orquestada en Estados Unidos, Clark ha reconocido que el Gobierno sabía que “grupos internacionales estaban planeando algo así” y que es “obvio que se podría haber hecho más”.

Irak considera que los atentados perpetrados en Estados Unidos son "fruto de los crímenes estadounidenses perpetrados contra la humanidad", en un comentario difundido por la televisión estatal iraquí.

 La comunidad islámica se unió a la condena internacional contra el terrorismo a raíz de los atentados contra las Torres Gemelas de Nueva York y el Pentágono en Washington, y ofreció sus condolencias a las víctimas de los ataques, cuyo número se desconoce pero ya se calcula "por miles".

El Gobierno afgano de los talibán negó cualquier implicación en los atentados, así como que el multimillonario saudí Osama Bin Laden, refugiado en Afganistán, tenga algo que ver con esas acciones. El ministro de Asuntos Exteriores del régimen talibán, Wakil Ahmed Mutawakel, dijo que "ningún acto terrorista puede ser aceptado bajo ninguna lógica", y recalcó que su Gobierno no ha tenido nada que ver. .Por su parte, Abdul Salam Zaeef, embajador de los talibán en el país vecino de Pakistán -uno de los tres estados del mundo que reconocen a ese régimen ultraintegrista- dijo que "Osama sólo es una persona, él no tiene las facilidades para llevar a cabo tales actividades". El líder de la Autoridad Nacional Palestina, Yasir Arafat, también ha "condenado" los atentados. Sin embargo, numerosos palestinos de Cisjordania y Gaza salieron a celebrar los ataques a EEUU, país al que consideran "el gran amigo de Israel".

 

Por su parte, Israel ha anunciado que ha ordenado la evacuación de todas sus delegaciones diplomáticas en el mundo por temor a ser objetivo de nuevos ataques terroristas, según ha anunciado la televisión israelí. El Estado de Israel ha cerrado todas sus fronteras durante las próximas 24 horas. Tiene fronteras con Egipto y con el reino de Jordania, países con los que mantiene relaciones diplomáticas plenas, así como con Siria y Líbano, con los que está formalmente en estado de guerra. Esas medidas siguen a la adoptada a media tarde de ayer de cerrar el espacio aéreo israelí, y de decretar que todos los aviones de la Fuerza Aérea de Israel estén en estado de alerta máxima hasta nuevo aviso. El primer ministro israelí, Ariel Sharon, ha anunciado que hoy será un día de luto oficial en Israel. "En estos momentos de dolor, nuestros corazones están con vosotros", señaló en una rueda de prensa. "La lucha contra el terrorismo es una guerra internacional de la coalición del mundo libre contra las fuerzas del mal. Por el momento, desconocemos quién es el responsable, pero en cuanto lo sepamos, actuaremos en consecuencia", añadió.

 El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha expresado sus "profundas condolencias al pueblo de Estados Unidos con motivo de los actos terroristas" en Washington y Nueva York, ha informado el Kremlin.

La Unión Europea (UE) ha condenado "con firmeza" los ataques contra las dos torres del World Trade Center de Nueva York y edificios oficiales de la Administración estadounidense y los calificó de "acto de barbarie contra civiles inocentes".

Un portavoz de la presidencia belga de turno de la UE ha dicho que el primer ministro belga, Guy Verhofstadt, y el jefe de la diplomacia de este país, Louis Michel, quienes se encuentran en Ucrania, "están escandalizados, consternados e impresionados". El representante de la Política Exterior de la UE, Javier Solana, ha expresado su condena a la sucesión de atentados en Nueva York y Washington y su "total apoyo al presidente de Estados Unidos", George W. Bush.

El presidente del Gobierno español, José María Aznar, ha declarado que condena la cadena de atentados contra EEUU. Asimismo, ha regresado "urgentemente a Madrid" desde Estonia, donde se encontraba en visita oficial. El presidente ha regresado ya a España. El secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, ha hecho un llamamiento "a la solidaridad y a la colaboración entre los países". Además, ha trasladado al Gobierno español su disponibilidad para aceptar las decisiones que se adopten "para devolver la seguridad a los ciudadanos".

 El primer ministro británico, Tony Blair, se ha declarado “terriblemente impactado” por los atentados contra Estados Unidos. También ha convocado una reunión extraordinaria de la comisión de urgencia de su Gabinete. A la reunión del comité 'Cobra' en el número 10 de Downing Street, la oficina del primer ministro, están convocados el titular de Asuntos Exteriores, Jack Straw; el de Interior, David Blunkett, y el de Defensa, Geoff Hoon. El primer ministro francés, Lionel Jospin, ha expresado su “tristeza horrorizada” tras los atentados terroristas.

El Papa Juan Pablo II ha condenado la violencia "que nada construye" y ha anunciado que rezará por "las numerosas víctimas" de los atentados terroristas perpetrados en Estados Unidos, según informó la oficina de prensa del Vaticano, que anunció que el pontífice envió un telegrama al presidente George W. Bush. "El Santo Padre está siendo informado constantemente sobre los hechos de esta enorme tragedia. Desde el primer momento ha orado ante Dios para que otorgue reposo eterno a las numerosas víctimas y ha confortado a sus familias", informó el portavoz de la Santa Sede, Joaquín Navarro Valls. El Papa "expresó su viva condena por esa violencia que nada construye", agregó.

La OTAN aumentó anoche sus medidas de seguridad en torno y en el interior de su cuartel general en Bruselas, en el que ha decretado estado Delta, uno de los niveles de máxima alerta. Un cartel rojo con ese nombre figura en la entrada de la sede aliada, donde el Consejo Atlántico, la máxima autoridad de la Alianza, comenzó anoche una reunión de urgencia para analizar los ataques registrados contra las torres Gemelas de Nueva York y el Pentágono en Washington. Los portavoces de la OTAN rechazan confirmar el nivel de alerta de seguridad que significa Delta, aunque uno de ellos reconoció que es "de los más elevados". Según otras fuentes aliadas, la OTAN tiene cuatro niveles de seguridad: Alfa, Bravo, Charly y Delta, por lo que este último sería el de máxima alerta antes del "estado de guerra".

El Gobierno de Cuba ha declarado que "rechaza y condena con toda energía" los atentados terroristas en las ciudades de Nueva York y Washignton, y ha expresado sus condolencias al pueblo y Gobierno de Estados Unidos por las víctimas. En una declaración distribuida a la prensa, el Gobierno de la isla caribeña ofrece su cooperación "en las medida de sus modestas posibilidades, con las instituciones sanitarias y con cualquier institución de carácter médico o humanitario" de EEUU en la "atención cuidado y rehabilitación de las víctimas".

El presidente de China, Jiang Zemin, ha enviado un mensaje a su colega estadounidense, George W. Bush, en el que ha condenado los atentados y ha expresado su "gran preocupación" por la seguridad de los ciudadanos chinos en Estados Unidos. El Gobierno chino ha pedido a sus delegaciones en el territorio estadounidense que "toman acciones inmediatas para asistir a los compatriotas heridos de todas las formas posibles", según un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores en Beijing. El canciller alemán, Gerhard Schröder, ha calificado los atentados de "declaración de guerra contra la totalidad del mundo civilizado". "Quien respalde ese tipo de terror, viola todos los valores que fundamentan la convivencia del mundo civilizado", ha agregado Schröder en una breve declaración de prensa concedida tras una sesión del Consejo de Seguridad y antes de una reunión con los jefes de los grupos parlamentarios.

IR A FOTOS