Make your own free website on Tripod.com

Principal
Arriba
biografías
inventos
midis
magia
horoscopo

                

 

 

webmaster:
ofelia_trillo@hotmail.com



MITOLOGIA CELTA

ir a mitologia celta     ir a mitologia celta1

 

HlSTORIA DEL PESCADOR QUE SE CASÓ CON UNA FOCA

Algunos moradores de las islas Shetland y Orkney están persuadidos de que las focas pueden despojarse a veces de su piel y retozar bajo la forma de hombres o mujeres. Un pescador que caminaba entre las rocas descubrió en cierta ocasión, en un trecho de verde hierba próximo al mar, a dos hermosas mujeres que se daban caza mutuamente.A sus pies, vio dos pieles de foca y tomó una de ellas para examinarla. Las mujeres, al advertirlo, lanzaron un chillido y corrieron a recuperar sus pieles. Una de ellas aferró la piel tendida en el suelo, se la echó encima con la rapidez del rayo y se sumergió en el mar; la otra empezó a retorcerse las manos y a llorar y le suplicó al pescador que le devolviera su bien. Pero el pescador quería una esposa y no estaba dispuesto a perderse la oportunidad. De modo que la galanteó tan amorosa y concienzudamente que ella se cubrió con alguna ropa de mujer que el pescador le trajo de su casita, lo siguió y se convirtió en su esposa. Años después, cuando el hogar de ambos se había visto alegrado por la presencia de dos niños, el marido despertó una noche al oír conversaciones en la cocina. Deslizándose cautelosamente hacia la puerta, oyó que su esposa hablaba en voz baja con alguien que estaba del lado exterior de la ventana. La entrevista acababa de terminar en ese preciso instante y el pescador apenas si había tenido tiempo de volver a la cama cuando, vio que su esposa cruzaba sigilosamente el aposento.Se sintió muy inquieto, pero resolvió no obrar ni decir una sola palabra antes de saber algo más. Al anochecer del día siguiente, cuando volvía a su casa por la playa, advirtis a dos focas, una hembra y un macho, tendidas sobre las rocas a pocos metros del oleaje.El más corpulento de ambos animales, incorporándose sobre su cola y sus aletas, le habló así al asombrado pescador, en el dialecto usado en aquellas islas: -Tú me despojaste de aquella de quien iba a hacer mi compañera, y sólo anoche encontré su piel, cuya pérdida la obligó a ser tu esposa. Mis palabras no encierran malignidad, ya que fuiste bueno con ella a tu manera; además, mi corazón está demasiado lleno de alegría para contener malignidad alguna. Contempla a tu esposa por última vez. La otra foca miró al pescador con toda la timidez y aflicción que pudo infundir a sus facciones, ahora toscas; pero cuando el acongojado marido se precipitó hacia la roca para apoderarse de su perdido tesoro, la foca y su compañero se sumergieron de inmediato en el agua y el pobre hombre tuvo que volver melancólicamente a sus hijos sin madre y a su desolado hogar.

EL LAGO PRESTADO

Un joven jefe cortejaba a la hija de otro jefe, cuyo fuerte se hallaba situado en el linde de Loch Ennel en Westmeath. La damisela era bastante altanera y melindrosa, y le dijo claramente que no aceptaría asumir la condición de dueña de casa mientras no pudiera ver desde su ventana un lago tan hermoso como el que se divisaba frente a la casa de su padre. Esto era asunto engorroso. El valle era adecuado, pero las laderas de las colinas estaban cubiertas de casitas y el arroyuelo que serpenteaba allá en el fondo tardaría quizá muchísimos años en llenar el valle, una vez terminada la represa, para cuya construcción se necesitaría una docena de años. El galán sería viejo ya en esa época. Su madre adoptiva, una hechicera (esto ocurría en los tiempos de los Danaans), al verlo tirarse del cabello perplejo en un par de ocasiones, lo indujo a desahogarse y le ordenó que respetara hasta el día siguiente sus sueltos bucles. Luego, la hechicera se dirigió con el medio corriente de transporte de las hechiceras, a la cabaña de una hermana Firbolg en el mágico arte, situada sobre la margen occidental del Shannon.Esta cabaña estaba cómodamente ubicada sobre el filo de una colina, dando sobre un agradable lago, y la mujer Danaan fue hospitalariamente agasajada por la mujer Firbolg. Después de su sencillo refrigerio, la visitante reveló el motivo de su viaje y le suplicó a su sabia amiga que le prestara su lago hasta el día de la luna siguiente, añadiendo engañosamente entre dientes “después de la semana de eternidad”. Un lago era algo difícil de conseguir, pero finalmente lo obtuvo y se lo llevó triunfalmente debajo de la capa al valle de Leinster. La gente que vivía en las laderas de las colinas despertó esa noche de su sueño al oír el estruendo, digámoslo así, de diez mil cascadas. Todos huyeron hacia las tierras altas y fueron hospitalariamente resguardados por los edificios del fuerte, y al alborear de la mañana siguiente, millares de asombrados ojos contemplaron la plácida sabana de agua que cubría sus moradas del día anterior. Así fue conquistada la altanera novia.La descarriada mujer del Connacht esperó hasta el día de la segunda luna, irritadísima ante el fangoso lecho que exhibía el fondo de su lago bajo la influencia de un sol ardiente y sin aparentes perspectivas de que le devolvieran con gratitud las aguas. Hasta una mujer sabia puede perder la paciencia. Ésta voló presurosamente a la casa de su embaucadora colega en brujerías, cabalgando sobre su escoba y fue recibida con fingida alegría. -No hay tiempo para cumplidos, comadre -le dijo-. Ha llegado el día de la luna siguiente y hasta el de la luna subsiguiente, y en vez de mi agradable lago, sólo veo rocas, barro y pescado podrido. Devuélveme mi lago, te digo. -¡Ay, querida hermana! La ira te ha quitado la memoria. Te prometí devolverte tu hermoso pedazo de agua el día de la luna siguiente a la semana de eternidad, no antes; reclámala cuando venza el plazLa ira de la bruja traicionada no tuvo límites, pero carecía de recurso alguno, debido a la traicionera reserva de la astuta Danaan. El resultado fue trágico para la mayor parte de los interesados; pero la incorporación de Loch Owel a las gratas llanuras de Meath es todo lo que nos interesa por ahora.

EL LAGO DE LA LLANURA

Debajo de la superficie actual de este lago, existió antaño una llanura completamente lisa donde se destacaba la imponente mole de un castillo, o de un fuerte, al menos. Una caverna, debajo de este castillo, conducía a alguna región inexplorada y no lejos de su boca yacía un hermoso manantial. Al señor del fuerte se le comunicó que, en ocasiones, se veía surgir de la boca de la caverna durante las noches de luna a tres hermosas mujeres, que se bañaban en el manantial; y él tomó muy buena nota de esto.Se ocultó a la entrada de la caverna y vio entrar a tres beldades a la luz de la luna. Esperó con impaciencia a que volvieran y dejó que dos de ellas se deslizaran junto a su escondite. Al pasar la tercera, que era la más joven y bonita, la aferró y la llevó al aire libre.Las otras huyeron al interior de la caverna y la ninfa apresada rogó empeñosamente que le devolvieran la libertad. Pero él era gallardo y amable y al mismo tiempo resuelto; de modo que la cautiva consintió finalmente en reinar como dueña de su corazón y de sus dominios. Vivieron felices durante muchos años y tuvieron dos hijos.Ella había impuesto la condición de que su marido no invitara a persona alguna al castillo y él, durante muchos años, no sintió deseos de violar la palabra empeñada. Como tenía en sus caballerizas un hermoso caballo de carrera, se apoderó de él finalmente el deseo de concurrir a las carreras de Kood y le pidió a su esposa que se lo permitiera.Ella consintió, pero le advirtió que no debía traer a amigo o conocido alguno con quien se encontrara allí. El señor del fuerte regresó solo por la noche, alegrándose de un premio obtenido por su caballo e indujo a su esposa, que era una dama Sídhe, a que le permitiera repetir la excursión al día siguiente. La segunda noche el señor del fuerte cumplió también su palabra. Pero... ¡ay!... Al tercer día, algunos amigos irreflexivos y otros envidiosos lo asediaron, le hicieron beber, se enteraron de su secreto y fueron invitados a acompañarlo a su castillo, para ser presentados a su esposa. La hermosa Sídhe había estado esperando su regreso y cuando lo vio cruzar la planicie, rodeado por una desordenada multitud, entregándose todos a una turbulenta alegría, el amor y la estima de la Sídhe por su marido se derritieron. El estrépito del aturdido grupo cesó cuando todos ellos contemplaron a una mujer de sobrehumana belleza, que avanzaba a su encuentro desde las puertas del castillo, llevando a un niño de cada mano.El corazón del señor del fuerte comenzó a latir de una manera salvaje y de inmediato profirió un terrible grito de angustia y echó a correr al ver que su esposa y sus hijos desaparecían en el manantial encantado. El asombro y la perplejidad de sus compañeros no tardó en transformarse en miedo, ya que el agua comenzó a brotar impetuosamente del manantial, en grandes cantidades, anegando la planicie. Y siguió surgiendo así, hasta adquirir el nivel que ocupa hoy, constituyendo una severa advertencia contra los amigos poco aconsejables y las violaciones de los compromisos solemnes.

EL ORIGEN DE UN NOMBRE

En el hermoso y viejo reino de Kerry vivían Donogha y Vauria, marido y mujer. De haber constituido una pareja feliz, sus nombres y pequeños desacuerdos no habrían llegado hasta nuestros tiempos. Donogha era perezoso, Vauria de temperamento fogoso; de modo que el alimento y el combustible eran a menudo escasos y las palabras de ira y reproche, frecuentes. Cierto hermoso dia de verano, el dueño de casa estaba sentado despreocupadamente junto al fuego, sin tarea más pesada que la de fumar su pipa. Vauria, al entrar, lo regañó tanto por su holgazanería, ya que en la casa no había leña ni turba para calentar la cena, que Donogha fue al bosque en busca de combustible. Después de haber demorado doble tiempo del que habría empleado otro para juntar su haz de ramas, las amarró con gran esfuerzo y luego se sentó sobre él para quejarse a su gusto de su dura suerte, con la maldición de la pobreza y de una mujer gruñona. La fuente autorizada que nos cuenta esto, dice que se le apareció a ratos San Brandán y que, luego de haberle dicho algunas palabras bondadosas y de estímulo, manifestó que le otorgaría dos deseos y le aconsejó que lo pensara bien antes de expresarlos. En nuestra opinión, quien apareció en realidad fue uno de los principales duendes de la comarca. El holgazán dio las gracias y cargando el haz de leña sobre sus espaldas, se encaminó trabajosamente a su casa. Pero el peso, multiplicado por su natural holgazanería, era casi insoportable y olvidando lo que acababa de suceder, gimió: -¡Oh! ¡Si este endemoniado haz de leña me transportara a mí en vez de transportarlo yo a él! Instantáneamente, se vio a horcajadas sobre el haz, que usaba los extremos de sus ramas como pies, y al poco rato llegó ruidosamente a la puerta de su casa. -¡Oh, querido Donogha! -dijo Vauria-. ¿Qué significa esto? El sobresalto le inspiró a la esposa alguna cortesía y amable trato. Donogha le contó su buena suerte, diciéndole que le quedaba un deseo aún. -¡Oh, maldito bobalicón! -dijo ella-. ¿Es así como desechas tu buena suerte? ¡Ojalá la leña estuviese en tu estómago! -Es una suerte que el santo no se te haya aparecido a ti -dijo el holgazán. El caso es que Vauria siguió irritándolo, hasta que Donogha perdió la paciencia y exclamó: -¡Oh, serpiente! ¡Ojalá nos separara toda la extensión de Irlanda! Apenas lo hubo dicho, ella y su cabaña se vieron en el lugar llamado Teagh na Vauria (la Casa de María), en el extremo mismo de Kerry, y él, en el sitio llamado desde entonces Donaghadee (o sea Teagh an Donogha, la Casa de Donogha). Jamás volvieron a verse.

El sangriento ritual

Tenemos que situarnos en 1984 en la localidad britanica de Lindow, en el Condado de Manchester. Unos obreros estan trabajando en una construcción, llueve, se procede a despejar rutinariamente una zona enfangada para perforar y colocar unos cimientos. Uno de ellos da un grito y la voz de alarma. Se veian restos humanos en el lodo.El cadaver estaba en bastante buen estado, y dio pabulo a lo policia y al fiscal a pensar en primera instancia que se trataria de un crimen ya que el cadaver presentaba evidentes sintomas de violencia. Y que este delito haria pocos años que se habia cometido. Craso error, se equivocaba en unos cuantos siglos. Las primeras pruebas realizadas con radio-carbono, revelaban que el cuerpo tuvo que yacer al menos 1.000 años en el fango.Posteriores analisis realizados en el Museo Britanico de Londres, revelaron hechos sorprendentes: se trataba de un hombre pelirrojo, de una altura aproximada de 1,67 cms. de setenta kilos de peso y unos 30 años de edad. Su muerte habia sido sanguinaria y espantosa. Los arqueologos despues de un minucioso examen de los restos declararon y asi expusieron en sus informes que aquel hombre no era un vulgar campesino, sino que se trataba de un aristocrata, vestido con las ropas del sacerdocio en el momento de su muerte.Quedaba pues de manifiesto que su muerte habia sido brutal. Y que mas bien se trataba de una muerte ritual. Posteriores investigaciones dieron mas o menos una cercana vision de como habia encontrado la muerte aquel ser desgraciado."Dos fulminantes hachazos se atestaron sobre la cabeza del reo, el cual se desplomó sin conocimiento sobre el suelo. Acto seguido se le colocó sobre una especie de taburete o promontorio, y le colocaron un collar de hierro, una especie de garrote vil. Pero antes de que dejara de respirar definitivamente, le clavaron una daga en la carotida." Quedaban aun por descubrise mas cosas. Los subsiguientes analisis demostraron que aquel hombre ademas de haber encontrado la muerte de la forma antes descrita habia sido horriblemente torturado, apaleado y presentaba medicamente signos de extrangulacion no consumada.Sin embargo esto dió a los estudiosos unos datos que sirven para ir colocando las piezas del siempre enigmatico puzzle de lo desconocido en la Historia. Se habia producido una "triple" muerte, por lo tanto pudo haber sido ofrecido en horrendo y tenebroso ritual a las tres principales divinidades celtas: Teutates, Esus y Taranis. Por otro lado una muerte triple no dejaba de ser en la epoca un acontecimiento extraordinario.Posteriores estudios arqueologicos, llevados de la mano de Ann Ross y Don Robbins, dos prestigiosos arqueologos de la elite, se determinó que la muerte pudo suceder en el año 43, un año antes del asesinato de Julio Cesar. Y si se mira la historia aquel año determinó un hito en el pueblo celta. los romanos bajo las ordenes de su general Claudio y tras dos desafortunados intentos, preparararon concienzudamente la invasion de Bretaña por tercera vez, sometiendo a una gran parte del pais y con especial interes y saña devastaron totalmente la Isla de Mona (hoy en dia Anglesey) ante las costas de Gales. Mona era considerada como la Roma de los Celtas isleños. Como centro espiritual albergaba sus templos mas importantes. Se destruyó y asoló todos los lugares en los que se celebraban los sacrificios y lo que la mano del hobre no pudo destrozar, fue pasto de las llamas.Y algun historiador cruzó sus datos con los arqueologos, y se llegó a la plausible conclusion de que aquel hombre tenia nombre y cargo. Lovernius El Principe Druida.En su calidad de Principe guerrero pudo haber sido manadado a Mona como refuerzo contra los romanos, sin embargo llegó demasiado tarde. A su llegada solo encontró los bosques sagrados cubiertos de nubes de polvo negro, tropezando por doquier con los cuerpos destrozados de sus compañeros druidas. Esta circunstancia determinó posteriormente su fatal y horroroso destino. Dado el alto rango que ostentaba, el Principe Druida no podia dejar facilmente el campo de batalla. Abandonó Mona con discreción para entregarse en Lindow, donde encontró la muerte en un tetrico ritual, intentandose de esta manera aplacar la ira de los dioses. Incluso se piensa que incluso pudo entrar en una fatidica y monstruosa loteria de la muerte junto con otros sacerdotes de alcurnia.Posteriores analisis de medicina legal, revelaron que el sacerdote se dejo atar, y se arrodilló voluntariamente ante el hacha. Los ejecutores tambien sacerdotes lo agarraron por los brazos, y despues de sentarlo, alguien debió clavar la daga en la garganta y la sangre comenzaria a fluir.....